Una ordenanza busca avanzar con sanciones para desalentara las personas que durante el verano, en su mayoría jóvenes, se acercan al muelle de Puerto Madryn para tirarse de allí al mar. Buscan también hacer campañas de concientización a fin de evitar accidentes.  

El muelle Piedra Buena de Puerto Madryn es el lugar elegido por algunos bañistas para arrojarse desde allí hacia el mar, ante estas situaciones que se reiteran y que ponen en peligro a quienes la realizan , la presidenta del Concejo Deliberante de Puerto Madryn, Noelia Corvalán junto a ediles mantuvo una reunión con el administrador del puerto, Enrique Calvo y con el jefe de Prefectura.

Durante el encuentro se planteó avanzar en una ordenanza y en paralelo, en tareas de prevención para disuadir a aquellas personas que se arrojan del muelle.

Enzo Terrera, concejal de Puerto Madryn, señaló que la preocupación fue manifestada desde Prefectura Naval Argentina. “Desde hace varios meses  plantean la situación que se vive con los bañistas que se arrojan desde la estructura del muelle hacia el agua”. Y señaló que lo inmediato es trabajar en “desalentar esto concientizando a la gente de lo peligroso que es y de las consecuencias que puede traer arrojarse desde ese lugar”.

En tanto, con la ordenanza se analizan sanciones como el pago de multas o tareas comunitarias en  “busca de preservar la integridad física de los vecinos que se arrojan, en especial los jóvenes”.  "No queremos crear una ordenanza después que suceda algo con alguna de las personas que se arrojan. Nos estamos anticipando porque es muy peligroso para quienes hacen esa actividad”, concluyó.