RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - En el medio del aislamiento por la pandemia de coronavirus, los sectores periféricos de la capital santacruceña no cuentan con recolección de residuos. En otros sectores de Río Gallegos hay reuniones y fiestas que violan la cuarentena, según se denunció.

Algunos barrios no están incluidos en el recorrido del camión recolector, por lo que la basura se acumula en los hogares más alejados del centro.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio que se está llevando adelante desde hace una semana está teniendo un impacto mayor sobre los barrios que sin pandemia ya vivían aislados debido a su ubicación. Según detalla La Opinión Austral, ahora se intensifican las dificultades que día a día tienen los vecinos de los barrios periféricos.

A 12 kilómetros del centro de Río Gallegos está el Barrio 22 de Septiembre, donde viven alrededor de 180 familias. El presidente de la Junta Vecinal, Gerardo Acevedo, dijo al diario que la situación que usualmente atraviesan por el coronavirus hoy es más compleja. “Hay adultos en situación crítica, están sin trabajo, y con esto del coronavirus se empeoró la situación, hay mujeres solas igual con hijos que también lo están pasando mal”.

“Hay gente adulta que no tiene trabajo, estuve hablando en el CIC, en la ‘Muni’. Sé que el CIC tiene mucha demanda, están entregando 80-90 bolsones por día y no sé hasta cuándo tendrán para abastecer. Tengo cinco casos que me están pidiendo si les puedo conseguir alimentos, ahora la demanda es peor”, dijo Acevedo, y apeló a la solidaridad al señalar que está recibiendo donaciones de mercadería para los vecinos.

“Ahora se nos suma la falta de recolección de residuos. La gente tiene sus bolsas de basura en su casa porque no puede ir a tirarla, el recolector no pasa por acá aún”, explica en medio de un escenario donde lo más importante es mantener la higiene de los hogares.

Si bien antes de que se desate la pandemia y las restricciones de circulación, los vecinos no contaban con recolección, pero podían transitar libremente y, quienes cuentan con vehículo, llevar la basura al vaciadero, que actualmente está cerrado y el aislamiento es obligatorio.

Fiestas en cuarentena

Por otra parte, la concientización del contexto de pandemia es ajena a algunos vecinos de Río Gallegos. Un vecino del barrio Los Lolos, que se contactó con LOA, informó que no hay un control policial en el sector y la cuarentena no se respeta, e inclusive se han desarrollado fiestas. “La gente se pasa de casa en casa, cuando eso no se puede hacer, o se arman jodas”, señaló, y agregó: “En la entrada al barrio hay un taller donde siempre se arma junta”. Por es motivo, sugirió la posibilidad de que la Policía realice un operativo puerta a puerta para reforzar la concientización y prevenir la violación del aislamiento.