El Dr. Gonzalo Cano dialogó con ADNSUR sobre la realidad sanitaria de Comodoro Rivadavia en las últimas semanas y mencionó que en esta segunda ola afecta a más jóvenes. 

“Las edades son más bajas, las nuevas cepas son más agresivas y tienen mayores índices de contagiosidad, la edad promedio de los pacientes que ingresan estas últimas semanas, es de 40 años”, apuntó

Justamente es debido a la agresividad de las nuevas cepas que crecen los contagios en personas que ya transitaron la enfermedad. “Los pacientes que ya tuvieron covid, tienen en tener en cuenta que se pueden reinfectar, también las personas vacunadas. Porque las nuevas cepas son más agresivas, nadie esta exento de contagiarse de ellas y desarrollar cuadros graves”

Señaló que "el uso del plasma para pacientes COVID no es para todos, hay que tener una valoración para cada uno", y lamentó que en la actualidad disminuyó la intención de donar plasma: "luego de la primera ola hay un dejo de olvido. Hay que recordar que se puede realizar la donación. Al acercarse se realiza un análisis para saber si puede donar, dependiendo de los anticuerpos".

Al mismo tiempo, remarcó que no todos los pacientes lo pueden recibir, pero que "es necesario tener en el banco este recurso, porque no se sabe cuándo se va a necesitar". 

Entre los síntomas pos covid más característicos que mencionó está  la perdida de olfato, el dolor muscular y el cansancio, pero agregó que en los últimos tiempos "se están observando pacientes con pérdida de la capacidad de memoria, por lo que llegan a realizar consultas con el neurólogo".  

“Actualmente los pacientes que evolucionan favorablemente se van a realizar aislamiento a sus viviendas, para dejar las camas a pacientes más graves. Tenemos casos de pacientes que han estado internados desde enero hasta mayo

“Las visitas a pacientes covid están prohibidas y también se recomienda que los pacientes no covid tampoco tengan visitas, para bajar la circulación en la clínica", mencionó.

“Las reuniones sociales y clandestinas son los que traen este aumento considerable de casos día a día, uno puede entender la actividad laboral. Pero realizar reuniones sociales no es el momento. No hay camas, los servicios están saludables, la gente tiene que entender que el próximo caso puede ser un familiar suyo”