COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Durante una reunión mantenida por autoridades del Area Programática de Comodoro Rivadavia con todos los sindicatos que intervienen en la actividad petrolera, se acordaron medidas para evitar nuevos casos. “Hay 32 personas que dieron positivo, lo que sobre una actividad que involucra a casi 17.000 personas no es un número significativo”, detalló Monasterolo tras el encuentro, aunque valoró los compromisos asumidos por la dirigencia para intensificar las acciones de prevención para reducir el riesgo.

Del encuentro entre Monasterolo y Jorge Avila participaron además representantes de los sindicatos de Petroleros Jerárquicos, UOCRA y camioneros, según reseñó la directora, además de integrantes del Ministerio de Hidrocarburos.

Según precisaron fuentes del sector, de los casos positivos hay 8 que pertenecen a la UOCRA en yacimiento, mientras que un número similar ya fue catalogado como casos recuperados, por lo que la cantidad de casos activos se reduce de modo importante. Monasterolo precisó además que quedan 167 personas aisladas por tratarse de contactos estrechos de los casos positivos.

“Son muchas empresas y nos preocupa que esto se desbande, que aparezcan casos conexos en varias empresas y que termine impactando en la actividad y en la producción, que tengamos que cerrar alguna de las empresas por contagios masivos –explicó Monasterolo-. Hoy es un foco controlado porque hemos podido ir identificando el caso índice, cómo han ido circulando las cadenas de contagios en las empresas”, resumió.

En ese punto explicó que el “caso índice” es el primero que empieza en un lugar y permite establecer la cadena de contagios, donde sabemos que no hay muchos índices sino que de una persona positiva se produce el resto de los contagios”.

Además, agregó que en el ámbito petrolero  “tenemos muchas personas sin nexo epidemiológico que contagiaron a muchos otros, pero esos otros están vinculados y son contacto estrecho de uno. No es que dentro de una empresa aparecen muchos factores sin fuente. Tenemos una en la que hay 7 contagiados, pero 6 se contagiaron de la misma persona”, ejemplificó. “Eso permite ver que hoy lo tenemos controlado y aislados. Nos preocuparía si empiezan a aparecer nuevos casos en la misma empresa, por ejemplo, que no estén vinculados con este foco original”.

Tras recordar que la ciudad ya está catalogada como de circulación comunitaria, lo que significa que si no se puede frenar el contagio en determinados ámbitos, sería una situación de alerta que debe evitarse.

“Si no podemos parar el virus en determinados lugares donde hay mucha frecuencia y movimiento de gente -tenemos 17 mil personas en la actividad petrolera y 32 no es un número significativo- pero si esto empieza a tener un nivel de contagio masivo es una alerta y no queremos llegar a esa situación sino atenderla antes. Por eso hablamos con los sindicatos cómo garantizar que los protocolos que hay y son buenos se cumplan”, sumó la titular del Área Programática.

Según precisó, “lo que estamos que viendo en el estudio de foco es que los lugares de contagio tuvieron que ver con el traslado; pese a que las empresas colocaron mayor cantidad de vehículos para reducir a un 50% el personal, a veces algunos trabajadores deciden subir a la misma camioneta o no usan tapabocas o siguen compartiendo el mate o la comida. Otro lugar clave son los momentos de descanso, el lugar de la cocina y en algunos sectores productivos la gente compra en el mes las provisiones y cocinan entre ellos y comparten la comida; también el uso de los baños con muchas personas sin los elementos de higiene que corresponden y el juego de cartas que no se puede erradicar”.

Desde ámbitos sindicales, se reconoció también que algunas conductas pudieron flexibilizarse por la relajación general que hubo en la ciudad. Como resultado del cónclave, se acordaron varias acciones preventivas:

“Acordamos un mayor trabajo de concientización con sus afiliados –describió Monasterolo-, una actividad en Zoom con delegados gremiales que son los que están más directamente en contacto con  cada uno de los lugares; la posibilidad que acordaron ellos de tratar de generar con las empresas la prohibición de 60 días de toma de mate en el trabajo y la posibilidad de pedirles a las empresas que refuercen la higiene de los sanitarios, los turnos de comida y la provisión de alcohol en gel para todo el personal sobre todo en lugares donde es muy difícil acceder al agua y jabón para poder higienizarse constantemente”.

Dos operarios en estado crítico

Por otra parte, consultada sobre el estado del joven petrolero de 25 años infectado con coronavirus que se encontraba en grave estado “son dos los trabajadores petroleros que tenemos con asistencia respiratoria mecánica. Uno es oriundo de Comodoro y otro de Sarmiento. Uno está con una leve mejoría porque no tiene procesos infecciosos pero ambos están en estado crítico”.