CAPITAL FEDERAL . El 23% de las muertes que se registran anualmente en todo el mundo está relacionada con las condiciones insalubres medio ambientales: es casi una cada cuatro personas que fallecen, y la cifra asciende a 12,6 millones de decesos al año

En la Argentina, un diagnóstico sobre clima y salud elaborado por la Coordinación de Salud Ambiental del Ministerio de Salud de la Nación, identificó a las olas de calor y frío, a las inundaciones y sequías, a los vientos fuertes y a la radiación UV como los principales "impactos directos" ambientales en la salud de la población.

Según un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 23 por ciento de las muertes en el mundo se deben a causa de la insalubridad del medio ambiente, de las cuales el 65 por ciento (847.000 decesos) son debido a un centenar de enfermedades no transmisibles o traumatismos consecuentes de diversos factores de riesgo ambientales, como la contaminación del aire, el agua y el suelo, la exposición a los productos químicos, el cambio climático y la radiación ultravioleta.

La salud ambiental es un concepto sanitario que refiere al "impacto que tienen en nuestra vida, en la salud de las personas, los determinantes socioambientales", señaló Marina Orman, coordinadora nacional de Salud Ambiental.
 

En diálogo con Télam Radio, la funcionaria, mencionó factores "determinantes como la calidad del agua y del aire, las consecuencias del cambio climático impactan en la salud de las personas", lo cual hace que las muertes que se producen en la Argentina y el mundo "puedan ser evitables. Esto quiere decir que si nosotros podemos tomar medidas y adelantarnos a esos problemas, habrá una mejor calidad de vida para las personas que estén expuestas a esas enfermedades".

Conforme a la OMS y por número de fallecimientos que ocasionan, entre ellas se destacan: accidentes cerebrovasculares (2,5 millones); cardiopatía isquémica (2,3); lesiones no intencionales y cáncer (1,7 cada una); enfermedades respiratorias crónicas (1,4); enfermedades diarreicas (846.000); infecciones respiratorias (567.000); afecciones neonatales (270.000); paludismo (259.000); y lesiones intencionales (246.000).

Un informe de la OMS, datado en el 2017, ya advertía al mundo que se producen 1,7 millones de defunciones infantiles anuales como consecuencia de la contaminación ambiental. "Cada año, las condiciones insalubres del entorno, tales como la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, la exposición al humo de tabaco ajeno, la insalubridad del agua, la falta de saneamiento y la higiene inadecuada, causan la muerte de 1,7 millones de niños menores de 5 años", consignó por entonces ese organismo multilateral.

Fuente: Télam