COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En medio de una crisis sin precedentes a raíz de la pandemia de coronavirus, la pobreza volvió a crecer en todo el país, al alcanzar al 42 por ciento de su población, lo que involucra a algo más de 12 millones de personas. Dentro de ese total, 3 millones se encuentran en condición de indigencia, es decir que no cuentan con el ingreso mínimo para poder comer todos los días.


Comodoro Rivadavia no escapa a ese contexto y los datos oficiales reflejan dos caras contrapuestas. El segundo semestre del año presentó una leve en relación al primero: según el INDEC, la cantidad de pobres en la urbe petrolera tuvo una merma, ya que se contabilizaron 81.993 (equivalente al 35 por ciento de la población) en la primera mitad del año, mientras que en la segunda 75.206 (o el 32 por ciento de la población).


La segunda lectura de los datos no puede escapar a la primera. Los más de 75.000 habitantes que viven en hogares que no completan el ingreso necesario para cubrir la canasta básica total, que incluye alimentos y servicios, representan el doble de los ciudadanos en esa condición en 2018. Por entonces, la cantidad era de 33.728, según el mismo organismo nacional, en su registro para el primer semestre de aquel año.  


Con la indigencia pasó algo similar. En el primer semestre de 2018 había 6.752 comodorenses en esa condición, mientras que en el último registro se contaron 11.858 personas.


Es notorio también que además de la pandemia, los indicadores comenzaron a empeorar fuertemente a partir de lo que pasó con la economía en el país: la inflación se desató en 2018, manteniendo durante dos años una media cercana al 50 por ciento, mientras que los salarios crecieron por debajo de ese indicador.
 

Pobres un poco más lejos de la canasta básica total

Para el INDEC, la línea de pobreza se define a partir de un ingreso familiar de 50.854 pesos mensuales. Ese monto debería alcanzar, según el organismo, no sólo para la compra de alimentos, sino también para el gasto de vivienda (alquiler, servicios, etc) y otros consumos del hogar. Dependiendo la cantidad de integrantes de la familia y sus edades, esos valores pueden variar.


Para la medición de la indigencia, se considera una canasta compuesta exclusivamente por alimentos. Para comprar esa bolsa de comida, el organismo midió en diciembre último valores que van desde los 18.000 pesos mensuales, para un hogar de sólo 3 integrantes, hasta 24.000 pesos por mes, para una familia de 5 integrantes.

En Comodoro hay más de 75 mil personas en situación de pobreza y casi 12 mil indigentes


Con esos criterios, que quedan algo desfasados de los valores reales que pueden encontrarse en Comodoro Rivadavia, es posible que las condiciones reales de pobreza e indigencia sean incluso peores que las registradas oficialmente.


De todos modos, configuran un indicador útil para entender la gravedad de la situación, que podría complicarse aun más por la segunda ola de la pandemia. El último informe del INDEC es especialmente claro en uno de sus pasajes más salientes: “El ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de 29.567 pesos, mientras la Canasta Básica Total promedio del mismo grupo de hogares alcanzó los 50.854 pesos, por lo que la brecha se ubicó en 41,9 por ciento, el valor más alto de la serie por quinto semestre consecutivo. De esta manera, no sólo hubo un aumento en la incidencia de pobreza respecto del primer semestre de 2020, sino que la situación de las personas bajo la Línea de Pobreza empeoró por la mayor distancia entre sus ingresos y la Canasta Básica Total”.

Más de la mitad de la niñez vive en hogares pobres

Casi un 58 por ciento de las personas que viven en hogares pobres son niños y adolescentes, es decir un grupo de edad que va desde los 0 a los 14 años. Ese registro viene en aumento durante los últimos años, acercándose al 60 por ciento, ya que creció casi un punto y medio entre un semestre y otro.

El el grupo de 30 a 64 años también subió un punto en relación al primer semestre, ubicándose en el 49 por ciento del total los jóvenes de entre 15 y 29 años. De 30 a 64 años integran el 37 por ciento de la población en condición de pobreza, mientras que los mayores de 65 años representan el 12 por ciento de ciudadanos bajo la línea de pobreza en todo el país.