COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los datos surgen de un informe oficial del Ministerio de Trabajo de la Nación, en base al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Según ese registro, en enero había 97.000 empleos registrados en la provincia, mientras que en junio la cifra bajó a 91.200. Es uno de los indicadores del impacto de la cuarentena en el sector privado de la provincia, pero también del estancamiento de la economía de Chubut.

Para el economista Facundo Ball, no hay dudas de que la caída en el empleo en blanco de la provincia refleja con precisión los efectos de la pandemia, pero además encierra otro problema más inquietante, vinculado al largo plazo.

“En abril, que fue el primer mes, se cayeron más de 4.000 empleos en blanco, lo que es un dato histórico”, señaló en una entrevista para ADNSUR TV. La referencia se da en base a los registros del Ministerio de Trabajo de la Nación. Mientras en marzo había 95.600 trabajadores registrados, en abril bajó abruptamente hasta 91.800.

En términos de evolución histórica, el nivel más bajo de empleo registrado en Chubut se alcanzó en mayo, cuando la cifra se redujo hasta 91.100 empleos en blanco. Estos dos meses, mayo y junio, son los más bajos de la última década, ya que para encontrar números por debajo de este indicador hay que remontarse hasta enero de 2010, con 89.800 empleos registrados.

Economía estancada, más allá de la pandemia

El valor más alto de la serie se alcanzó en diciembre de 2015, con 101.800 empleos registrados.

“Lo que indican estos números es que hace 10 años que el empleo privado no crece en Chubut –analizó Ball-, porque más allá de algunos picos en el 2015, la serie muestra que se mantiene estable desde hace 10 años. Es el mejor indicador del estancamiento de la economía de la provincia, porque aunque no hubiera caído como cayó en abril, por la pandemia, mantenerse en torno a estos números en toda una década implica que no hay crecimiento”.