Desde hace más de tres décadas, del 1° al 7 de julio se celebra en Argentina la Semana de la Dulzura, una iniciativa promovida por Asociación de Distribuidores de Galletitas, Golosinas y Afines (ADGYA) para impulsar la venta de golosinas. 

Famosa por su slogan "una golosina por un beso", este año los organizadores de la campaña quitaron esta frase de sus promociones para evitar incentivar el acercamiento y seguir previniendo la distancia social, como ya sucedió en 2020.

Sin embargo, se espera que la tradición de regalar golosinas en la primera semana de julio no solo se mantenga sino que se extienda al llamado "Mes de la Dulzura", durante el cual habrá juegos y sorteos en las redes sociales: @semanadeladulzura en Instagram, Semanadeladulzuraok en Facebook y @SemanaDulce en Twitter.

QUÉ REGALAN LOS ARGENTINOS

Los alfajores se llevan el primer puesto. Dos tapitas de masa, dulce de leche y un baño de chocolate: una fórmula sencilla reversionada en decenas de sabores y formatos. ¿La razón de tan diversificada oferta? Más de 1 de cada cuatro ventas de una golosina es de este producto. Según datos proporcionados por ADGYA, (Asociación de Distribuidores de Golosinas, Galletitas y Afines) se comercializan 6 millones de alfajores por día.

Empezó la Semana de la Dulzura: qué regalan los argentinos

Otro dato: los más populares son los más accesibles. Así lo confirma un ranking del portal infokioscos.com.ar: el Guaymallén blanco es el más vendido. En el podio lo secundan el Jorgito de chocolate y el Fantoche triple de chocolate. A pesar de que se vende en kioscos, el Cachafaz, siempre presente en los listados por criterio de calidad junto al tradicional Havanna, no figura en el top ten de los más populares.

Chocolates y chocolatines figuran segundos entre las golosinas más vendidas. En este caso la oferta también es variada. Se comercializan desde los “vintage” nacionales como el Biznikke -esa galletita de cobertura nevada que está a punto de cumplir 60 años- hasta los productos de marcas que son hits globales como Cadbury o Milka.

Por su parte los chocolatines, esas delgadas tabletitas de entre 8 y 25 gramos que producen marcas como Arcor o Georgalos tienen un gran componente nostálgico para muchos adultos porque están invariablemente asociadas a la infancia. Un sobreviviente de culto para muchos mayores de 35 es el  Jack de Felfort, pionero en el concepto del chocolatín con sorpresita.

El podio lo completan los caramelos y confites. En este rubro, imposible no mencionar a los Palitos de la selva. El masticable bifaz (frutilla y vainilla) con envoltorio de animales es un clásico desde la década del 50. Otro ícono: los coloridos Sugus que si bien no son una creación nacional, desembarcaron en nuestro mercado después de la Segunda Guerra Mundial. Con los años se alteró su packaging (por ejemplo, el tradicional doble envoltorio -el de color y el papelito semitransparente interior- ya no existe), se sumaron sabores y formatos pero sigue siendo un hit. La versión confitada también forma parte de esta categoría.

El ranking de las 9 golosinas más vendidas en Argentina

1. Alfajores

2. Chocolate y chocolatines

3. Caramelos o confites

4. Otras golosinas y confituras (pastillas en paquete y chupetines)

5. Otros preparados y chocolates (obleas cubiertas con chocolate o con confituras y surtidos de chocolates y otros dulces)

6. Turrones

7. Chicles

8. Barras de cereales

9. Bombones y bocaditos de chocolate