MÉXICO (ADNSUR) - En medio de la pandemia, los niños se vieron afectados por el parate de clases en distintas partes del mundo. Sin embargo, muchos maestros se la arreglaron para llevar adelante las mismas de forma virtual y otros, de forma presencial tomando los recaudos necesarios.

El municipio rural de Calvillo, en Aguascalientes, cuenta con un gran número de alumnos que bajo este contexto, tuvieron que pausar su educación, hasta que la maestra Nallely Esparza ideó la solución de dar clases desde la parte trasera de una camioneta. 

La historia llegó a Nissan, y la firma japonesa decidió regalarle a la maestra una NP300 adecuada con un “salón de clases móvil” en la parte trasera para que pueda seguir educando a los niños de escasos recursos mientras no puedan asistir a la escuela. 

 

 

“Cuando nos enteramos de la labor de esta maestra, nos reunimos para saber cómo podíamos contribuir a este noble trabajo” comentó Armando Ávila, Vicepresidente de manufactura de Nissan Mexicana. 

“Decidimos apoyar en este proyecto, y qué mejor manera de hacerlo que otorgando a Nallely una pick-up NP300 adaptada especialmente para ella con un salón de clases móvil,” resaltó el ejecutivo. 

Por su parte, Nallely expresó estar "sumamente agradecida con Nissan, no me esperaba esta sorpresa. Mis alumnos ya no tendrán que tomar clases en el pleno rayo del sol. Tardaba casi 4 horas al día en recorrer todas las casas para dar seguimiento a los trabajos,” señaló durante la entrega de la camioneta. 

“La idea nació porque mis alumnos no cuentan con internet en sus casas, y la comunicación entre ellos era complicada. Decidí ir casa por casa para darles clases en la caja de mi camioneta con una mesita y sillas,” agregó Nallely. 

Para conservar la distancia entre maestra y alumno, Nissan adecuó el salón de clases móvil con un acrílico ubicado en la mesa de trabajo y múltiples puntos de ventilación. 

Fuente: El Universal