Emmita, la beba de un año que tiene Atrofia Muscular Espinal (AME) y que recibió “el medicamento más caro del mundo” gracias a una campaña solidaria impulsada por el influencer Santiago Maratea, volvió este lunes a su casa para seguir recuperándose. “Pronto les seguiremos mostrando los avances de nuestra bebé guerrera”, escribió su familia en Instagram.

Para que avanzara con el tratamiento correspondiente, su familia necesitaba reunir una importante suma de dinero para acceder al “medicamento más caro del mundo”. Cuando la campaña llegó hasta Maratea, sucedió lo imposible: consiguieron los dos millones de dólares que necesitaban. Finalmente, ese esfuerzo tuvo su mayor recompensa porque Emma viajó desde Resistencia, Chaco, hasta Buenos Aires y recibió la vacuna Zolgensma. Ahora, ya está lista para volver a su casa.

“Emmita regresa a su hogar”, festejaron sus papás en la cuenta de Instagram a través de la que comparten cómo avanza el tratamiento de la beba. “Les queremos agradecer a todos por su eterno cariño. Queremos agradecer especialmente al Hospital Italiano por el amor que recibimos”, agregaron. En la publicación, que reunió más de 40.000 “me gusta” en una hora, cientos de personas celebraron la noticia y le enviaron buenos deseos a la bebé.

Del Instagram de todosconemmita

La historia de Emmita

La bebé nació el 28 de abril de 2020 y es hija de Enzo y Natalí, una pareja que vive en Resistencia, Chaco. Durante los primeros meses, ellos notaron que algo no estaba bien con su hija y por eso decidieron llevarla a un especialista que dio con el diagnóstico exacto: Atrofia Muscular Espinal. Desde ese día, comenzaron una campaña cuyo único objetivo era salvarle la vida.

“Una pediatra me dijo que no era nada, que estaba bien. Pero yo la llevé a una kinesióloga que me dijo que la tenía que ver un neurólogo y ahí le hicieron un estudio especial que después se mandó a los Estados Unidos y nos dijeron que tenía AME”, recordó la mamá de Emmita en diálogo con TN Show.

Desde ese momento, con internaciones en el medio, pusieron su propia vida en pausa y comenzaron con la campaña. El 5 de diciembre, crearon una cuenta en Instagram (@TodosConEmmita), que de a poco sumó miles de seguidores. Esto hizo que el caso llegara a oídos de Maratea, quien se puso en contacto con ellos y les preguntó cuánto dinero les faltaba.

El influencer logró lo que parecía imposible gracias a sus seguidores y a un donante anónimo. “Él nos llamó antes de contarlo en sus redes, pero no nos dijo quién fue la persona. Le preguntamos, pero no nos quiso decir. Hay muchas especulaciones, pero nadie sabe, nosotros tampoco”, explicó Natalí a este medio.

Emocionada, remarcó: “Esto te enseña que las redes sociales, aparte de todo, también sirven para cosas buenas. Esto se logró entre todos y lo que hizo Santi fue maratónico porque consiguió 100 mil dólares por día. Creo que Emmita nos enseñó que juntos se puede”.