COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En medio de la emergencia meteorológica que vive la zona cordillerana de Chubut, en las últimas horas se evacuó en helicóptero a varias familias que se encontraban aisladas por la nieve, mientras que a otras se las asistió desde el Gobierno Provincial con mantas, leña y forraje para sus animales. José Luis Loncón, enfermero de Cushamen, indicó a Actualidad 2.0 que aún resta llegar a unas 200 personas que viven en los parajes cercanos, y que el hospital de la localidad se encontraba cerrado por falta de energía eléctrica y gas.

Al respecto, Loncón indicó que los pacientes internados fueron trasladados a hospitales de referencia o incluso a sus domicilios para seguir desde allí su tratamiento.

"Cuando arrancó la emergencia climática hace una semana tuvimos que evacuar el hospital porque no teníamos energía eléctrica, ni gas y era imposible mantener el hospital en funcionamiento en esas condiciones. Se armó un operativo de evacuación, se reevaluaron a los pacientes y los que se podían ir a su domicilio continuaron con tratamiento en su casa y los que estaban más complicados se derivaron a hospitales de referencia", explicó.

De esta forma, indicó que "algunos internados fueron al Hospital de Esquel, y las cuatro embarazadas que estaban casi a término fueron al hospital de El Maitén". Al mismo tiempo, mencionó que "con gente del Área Programática nos comunicamos para poder articular algún mecanismo y garantizar la atención mínima en el hospital y zonas rurales".

"Mas allá de la inclemencia climática que este año es muy fuerte surge la dificultad porque no contamos con servicios adecuados para la zona como el trasporte, el caso de la ambulancia por ejemplo", citó Loncón y puntualizó que "tenemos una sola preparada para el traslado de pacientes críticos, que en este momento se está utilizando para todo, y eso tiene un desgaste y se empieza a averiar".

Sostuvo que "para esta inclemencia puntual necesitamos vehículos 4x4 para salir, y al no tener quedamos completamente colapsados".

Este lunes "la jornada arrancó bastante agradable, ha salido el sol, hay deshielo", señaló el enfermero, y consideró que "es una buena noticia que anoche tuvimos energía eléctrica nuevamente, con el grupo electrógeno en la localidad, y esta mañana llegó el camión de gas que estábamos esperando hace una semana".

Remarcó que "eran los elementos básicos que estábamos esperando acá en el Hospital para poder continuar con la atención básica".

NECESIDADES DEL HOSPITAL

Mencionó que el hospital está necesitando en estos momentos más equipamiento para poder responder a las necesidades diarias, como ropa de cama, colchones, camas ortopédicas, instrumental médico de uso diario.

"A partir del fin de semana la gente del área programática, al no tener médicos estables acá, hizo una reprogramación para atender a las personas con médicos desde Esquel", explicó e indicó que "ayer vinieron de pediatras y atendieron a casi 16 niños y adolescentes, y hoy a las 11 llegaron médicos generalistas para atender adultos y ancianos a domicilio, entonces armamos dos grupos con médicos, enfermeras y trabajadores domiciliarios para la atención domiciliaria directa".

Loncón recordó que "la zona rural es muy amplia: son 17 parajes y recién se ha llegado la mitad, o sea que faltan unos 7 u 8 parajes, y son entre 150 y 200 personas, en lugares donde todavía no se ha podido llegar desde hace una semana".

"La situación la estamos llevando con el esfuerzo y la solidaridad de la gente, y de hospitales y ciudades que han colaborado con nosotros. Nos enteramos por el ruido del helicóptero que estuvo el gobernador, pero acá por el hospital no vino", finalizó.