La Dirección Nacional Electoral del Ministerio de Interior y el Ministerio de Salud elaboraron un "Protocolo sanitario de prevención COVID-19 – Elecciones nacionales 2021", que fue aprobado mediante la Acordada Extraordinaria Nº 83, informó la Cámara en un comunicado.

Las disposiciones buscan evitar la aglomeración de personas y para reducir el aforo se procurará no habilitar más de ocho mesas de votación por establecimiento. Asimismo, establece la implementación de una franja horaria prioritaria para personas que integren grupos de riesgo.

Entre otras medidas, el protocolo prevé la utilización de elementos de protección personal e higiene y capacitar a las autoridades de mesa "preponderantemente por medios no presenciales".

El protocolo, además, incorpora la figura del facilitador sanitario, cuya función será hacer cumplir las medidas sanitarias para la prevención de coronavirus.

Por otra parte, establece que en cada distrito la justicia federal con competencia electoral determinará el procedimiento de emisión del voto para los electores que presenten síntomas evidentes compatibles con Covid-19 y que exijan ejercer su derecho al sufragio. 

FACILITADORES SANITARIOS

Serán más de 17 mil los facilitadores sanitarios que actuarán, por primera vez en la historia, durante las jornadas electorales del 12 de septiembre (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) y el 14 de noviembre (elecciones generales), en el marco de las acciones conjuntas y consensuadas entre esa cartera y la Cámara Nacional Electoral para establecer un protocolo sanitario durante el proceso electoral en pandemia.

“La situación sanitaria obligó a buscar la forma de garantizar las condiciones más seguras para realizar estas elecciones. Uno de los consensos logrados fue la implementación de la figura de facilitador y facilitadora sanitaria que será un integrante del Comando General Electoral, y por lo tanto será un miembro de las Fuerzas Armadas o de Fuerzas de Seguridad nacionales", explicó Diana Quiodo, directora Nacional Electoral.

Esta decisión, indicó Quiodo, tiene que ver con que "el Comando ya cuenta con la gimnasia necesaria para un despliegue territorial que realiza cada dos años, en los comicios, desde hace años. Así, el personal que esté abocado a esta tarea, que usualmente desempeña funciones de custodia dentro de los establecimientos y constituye una figura neutral dentro del proceso electoral, contará con una identificación distintiva que facilitará su reconocimiento”.  

En ese sentido, la DINE definió que entre las funciones de los facilitadores y facilitadoras (que tendrán dedicación exclusiva a esta tarea) estarán las de ordenar el ingreso de votantes a efectos de no saturar la capacidad interna del local, constatar el uso de tapabocas, constatar y hacer respetar el distanciamiento social de 2 metros entre las personas y controlar que se cumpla la capacidad máxima de concurrencia en los locales de votación. Al mismo tiempo, cada uno de los facilitadores, deberá controlar y alentar el respeto de las normas sociales de contacto físico en pandemia, evitar aglomeraciones de personas (sobre todo en espacios cerrados), y también hacer respetar las filas en el exterior observando las medidas preventivas.

Cada uno de los más de 17.000 establecimientos que se calcula que habrá funcionando durante las elecciones primarias y las generales, contará con un facilitador sanitario, lo que implicó que el Comando General Electoral dispusiera del aumento de un 34% de efectivos con respecto a la elección de 2019, a fin de abocarlos exclusivamente a esta función. Además, el Comando distribuirá para cada local electoral alcohol en gel y lavandina para que las provincias organicen la sanitización de los locales y las mesas.