COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La proyección de la canasta básica total en la ciudad en casi 60.000 pesos para el mes de marzo, deja en evidencia otra de las graves consecuencias de la cuarentena por el coronavirus, ya que al mismo tiempo la mayor parte de los sectores laborales sufrirá el recorte de ingresos por la paralización de la economía.

En otros casos, se suspenden las discusiones paritarias para seguir a la inflación. Los ingresos familiares por debajo de esa referencia caen por debajo de la línea de pobreza.

La carrera entre poder adquisitivo de salarios versus precios sufrirá en esta primera mitad de año otro cimbronazo importante, en contra del poder adquisitivo de todos los sectores, pero en particular de asalariados e ingresos fijos. Es que la parálisis económica no ha tenido un correlato en los precios, que en alimentos esenciales no dejaron de subir en el último mes.

Por causas atribuibles a la menor actividad, en algunos casos, o a la especulación, en muchos otros, lo cierto es que distintos componentes de la canasta alimentaria no han dejado de experimentar incrementos. Y si bien en ciertos productos puede haber causas estacionales, en las que esos elementos pueden escasear por la época del año, la remarcación pareció ir por encima de esas razones.

Canasta de 42.000 del INDEC, versus 59.576 en Comodoro

El informe elaborado por el Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, difundido esta semana por ADNSUR, dejó en evidencia la fuerte evolución de la canasta básica total en la ciudad, al situarla en 59.576 para una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos adolescentes en edad escolar).

Esa variación es un 3,4 por ciento más alta que la medición registrada en marzo, con 57.608 pesos. Y supera largamente el doble de los 26.565 pesos que el mismo Observatorio había determinado en marzo de 2017.

Otro elemento que dejó el informe elaborado por los docentes César Herrera y Alejando Jones se vincula al mayor costo de esa canasta en Comodoro Rivadavia, frente al promedio registrado por el INDEC para la provincia de Buenos Aires.

En efecto, la medición del organismo nacional arrojó en los últimos días una canasta básica total del orden de los 41.994,86 pesos para una familia de 4 integrantes. La diferencia, de unos 17.500 pesos por encima en esta ciudad, representa casi un 42 por ciento más alto frente a la medición del promedio en Bs.As.

Casi 25.000 pesos para no caer en la indigencia

La Canasta Básica Total (CBT) mide el total de consumos de un grupo familiar. Es decir, tanto lo que refiere a alimentos como a otros gastos del hogar (que pueden incluir alquiler, servicios, vestimenta, etc). Esta referencia mide el ingreso que necesita un hogar para no caer por debajo de la línea de pobreza.

Según la cantidad de componentes, los montos pueden variar, en base al consumo calórico que requieren las personas, según sus edades. Como referencias generales, el INDEC mide también una familia de 3 integrantes, compuesta por adultos de diferentes edades, para lo cual arroja un valor de 33.432,80 pesos. Y de 5 integrantes, con un monto de 44.169,35 pesos.

En Comodoro Rivadavia, aplicando el mismo porcentual en que se eleva para 4 integrantes, esas referencias se ubicarían en 47.474 pesos, para el grupo de 3 miembros; y en 62.720, para el grupo de 5 personas. Por debajo de esos montos, el grupo queda por debajo de la línea de pobreza.
Por su parte, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) mide el costo del consumo de alimentos básicos que requiere un determinado grupo familiar. Para Buenos Aires, esa referencia se estableció en 17.353 pesos, mientras que en Comodoro Rivadavia podría estimarse en 24.641 pesos. Las familias que no completan ese ingreso, quedan por debajo de la línea de indigencia.

Ingresos fijos sufren por dos vías

La contracara frente a la inflación es lo que pasará con los ingresos de una gran parte de los sectores laborales en los próximos días, si se terminan de homologar los acuerdos para reducir salarios por la suspensión de actividad o merma de ventas, según los casos.

Lejos de retomar la discusión paritaria para seguir a la inflación, el escenario de cuarentena para frenar al Covid 19 relegó totalmente cualquier atisbo de recupero.

Con una evolución de precios que suma algo más del 12 por ciento en los primeros 3 meses al año, el recorte de una tercera parte de los ingresos podría empeorar, en la proyección hacia junio, en una pérdida equivalente al 50 por ciento del poder adquisitivo, si es que los precios mantienen la tendencia verificada entre enero y marzo.