El nuevo escenario plantearía un frente opositor más fuerte frente al oficialismo legislativo y ante el propio gobernador Mariano Arcioni, enfocado en su estrategia re eleccionista.

Estos movimientos quedaron evidenciados tras la última reunión del consejo provincial del PJ y la posibilidad de que se revisen las sanciones hacia aquellos que se fueron del bloque. En este sentido, el panorama sigue siendo poco claro ya que estas supuestas sanciones nunca formaron parte de presentaciones oficiales dentro del PJ.

Esa decisión –la de revertir las anunciadas sanciones disciplinarias- es potestad del congreso partidario, que ya está convocado para sesionar en noviembre, pero lo haría en función de los puentes de diálogo abiertos en las últimas semanas.

La nueva apertura del PJ que apuntan a la búsqueda de candidatos del consenso podría encontrar a la Legislatura frente a dos caminos: el primero, lograr el regreso de los que se fueron. El segundo, haciendo que cada bloque mantenga su identidad actual, pero trabajando en la misma línea.

Ambas alternativas alcanza a los 3 legisladores que responden a Gustavo Mac Karthy y formaron el “Frente de agrupaciones peronistas” (Florencia Papaiani, Leandro Espinosa y Javier Cunha), como también a los dos integrantes de “Convergencia”, es decir Alfredo Di Filippo y Sergio Brúscoli.

A partir de la sanción aplicada por el Tribunal de Disciplina, los nombrados quedaron inhabilitados para ser candidatos por el partido justicialista, de allí que la reversión de las sanciones, en la que también está involucrado Gustavo Mac Karthy, a quien responde el “Frente de agrupaciones”, uno de los aspirantes a inscribir su nombre entre los candidatos a la gobernación en 2019.

Queda por ver si también la “amnistía” incluiría a la diputada Cecilia Torres Otarola, quien también ha conformado un bloque propio, aunque en este caso no se aplicaron sanciones.

De todos modos, con el regreso de los otros 5 legisladores, el bloque PJ-FPV (¿seguirá con esta nominación?) contaría con al menos 15 diputados que, más allá de algunas diferencias de matices, podrían unificar posiciones a partir de directivas del partido especialmente en oposición al gobernador Mariano Arcioni, a quien la conducción partidaria encabezada por Ricardo Mutio en lo formal y de Carlos Linares en lo estructural, se identifica claramente con Mauricio Macri.

“Tiene que haber señales concretas”, repiten desde el seno del partido ante la consulta de si ya hay decisión de revertir las sanciones. Esto se traduce en forma clara: “no pueden ocupar una banca por el partido y después actuar como libre pensadores a la hora de votar”, señalan, en referencia a que la condición para volver al cobijo partidario (que en definitiva implica cristalizar aspiraciones el año próximo) es actuar en forma de bloque.

Esto es algo que incluso hoy no ha reflejado la bancada con los 10 legisladores que lo componen: son conocidos los casos en que Carlos Gómez o Viviana Navarro, por ejemplo, votan en función de criterios propios (el dirigente petrolero, obviamente, en línea con los posicionamientos que determina Jorge Avila), no siempre en coincidencia con la conducción del bloque.

Sin embargo, los criterios podrían empezar a unificarse a partir de un objetivo estratégico: el bloqueo a determinadas iniciativas del gobernador Mariano Arcioni, que en el seno del PJ creen que intentará impulsar en función de su intento de ser reelegido en la gobernación.

Esa tesis, claro, cierra siempre y cuando prime en el PJ la postura de quienes rechazan cualquier posibilidad de hacer una alianza que incluya al actual mandatario provincial, lo que empieza a quedar plasmado por la mayoría de los referentes, más allá de que algunos que todavía tienen peso específico, como Néstor Di Pierro, no descartan esa opción.

Tampoco las cuentas son matemáticas, ya que en medio hay rencillas o roces personales que cuesta disimular: “Gabriela es muy cabeza dura, aunque hay que reconocerle que siempre está y trabaja mucho”, dijo esta semana el diputado Di Filippo en relación a la diputada Dufour, parte del “núcleo” duro del bloque que integra junto a Blas Meza Evans y Javier Touriñán, pero que en ocasiones ha provocado chisporroteos incluso con quienes no se fueron del bloque.