COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Un primer boceto en la década del 90, la llegada de un director de cine para dar clases en una escuela del pueblo y un trabajo vecinal que incluyó desde el kiosquero hasta el administrativo. Así podría ser el resumen de cómo se gestó “Pueblo chico, invierno grande”, película que hicieron vecinos de El Chaltén y que recientemente fue premiada en un festival de Hollywood como Mejor Película Extranjera. 

La filmación del largometraje es como una historia dentro de otra y sin dudas todo un hito para esta pequeña comunidad que se animó a soñar y terminó realizando una atractiva película que por estos días recorre festivales del mundo. 

El pequeño pueblo patagónico que hizo una película entre vecinos y fue premiada en Hollywood

Paulo Gallego (53) es guía de trekking y uno de los vecinos que trabajó en el rodaje. No solo se encargó de la parte de sonido, sino también colaboró en la producción e interpretó a un abogado chileno. 

Según contó a ADNSUR, todo comenzó en la década del 90 cuando un minúsculo grupo de vecinos, incluido él, se propuso hacer una película. Ese sueño del año 97 terminó en un boceto y el choque con la realidad: dificultades técnicas que hicieron que todo quede standby, tal como recuerda hoy. “No teníamos experiencia, pero teníamos mucho tiempo de ocio. La idea quedó durmiendo hasta que volvió a tomar fuerza una década después”.

Cuenta la historia de "Pueblo chico, invierno grande", que en 2008, con la llegada de Gabriel Otero al pueblo la idea se reflotó. El director de cine comenzó a dictar clases en la escuela primaria y tras la realización de un cortometraje con los chicos de la escuela se enteró del viejo proyecto. Así otra vez se comenzó a hablar de la película, siguiendo la esencia de un festival de cine que se hacia entre vecinos en la localidad de El Saladillo, Buenos Aires.  

Para poder concretarla fue fundamental el aporte de Diego García Canto, quien hizo el disparatado y divertido guión con ayuda de otros vecinos. 

Por ese entonces, Ana Fernández Borsot (48) recién había llegado al pueblo. "La Catalana", como la conocen todos, había dejado España para recorrer la Patagonia en bicicleta, pero no imaginaba que unos años después se iba a sumar a un proyecto que le cambiaría la vida.

Cuenta Ana que en 2012 se sumó a la producción, un trabajo a pulmón que incluyó creatividad, trabajo equipo y mucha gestión, tanto para conseguir un camión, un auto antiguo o filmar una escena en el calabozo de la comisaría, mientras en la dependencia continuaban los trabajos diarios.

A la distancia asegura que el proceso de creación de la película fue hermoso y gratificante, de mucho aprendizaje y comunitario. “Fueron 8 años que estuvimos sosteniendo todo este trabajo colectivo y comunitario que vivimos y compartimos en cada rodaje, cada preproducción. Fue algo totalmente vecinal porque por más que fuimos adquiriendo un aprendizaje casi profesional, fue el resultado de todo el proyecto que hizo Gabriel Otero al convocar a la gente, tener el conocimiento técnico y aportar su didáctica”, asegura emocionada.

El pequeño pueblo patagónico que hizo una película entre vecinos y fue premiada en Hollywood

UN TRABAJO VECINAL

En el invierno de 2011, tras una convocatoria se filmaron las primeras escenas de “Pueblo chico, invierno grande”, y así comenzó la aventura, que sumó a empleados de comercio, cocineros, mozos, carpinteros y baqueanos. Todo, con un presupuesto acotado. 

Cuenta Ana que muchas escenas se filmaron en lugares mientras continuaban sus  actividades habituales, tal como sucedió en la comisaría o el puesto sanitario, y hasta los casting fueron caseros. En algunos, el equipo convocaba a actores para un personaje en particular y en otros, directamente al saber las características del papel, buscaban a alguien que podía tener el perfil para hacerlo, apostando al “talento interno” de cada uno, como dice "La Catalana".

Por supuesto todo el rodaje se realizó mientras los actores, equipo de producción y dirección continuaron con sus trabajos habituales que les permitía llevar el plato de comida a la casa.

Ana se sumó en 2011 y asegura que esta experiencia le cambió al vida.
Ana se sumó en 2011 y asegura que esta experiencia le cambió al vida.

Para Ana el éxito de la película tiene explicación y se basa en la misma esencia del poblado. “La capacidad de ser parte de una historia ficcionada la tenemos todos, porque toca nuestra naturaleza humana más profunda, y esta peli toca mucho la idiosincrasia de pueblo chico y de mirarnos al espejo en muchas de nuestras genialidades y miserias. Pero también en El Chaltén por ser un lugar en medio de la naturaleza confluyen como muchos estilos de vida, entonces hay una riqueza enorme que fomenta la creatividad. Por el otro lado, el ritmo de vida que tenemos que no es el de una ciudad y permite estar más dispuestos a la creatividad y que uno conecte”. 

Parte del equipo de trabajo de la película.
Parte del equipo de trabajo de la película.

SEGUIR SOÑANDO 

Finalmente el 10 de noviembre de 2019 la película se estrenó en el gimnasio del pueblo. Fue la única proyección y luego comenzó participar en diversos festivales del mundo.

Para el equipo de trabajo ya era una alegría y una satisfacción haber llegado al final del largometraje. Sin embargo, lo que sucedió a principios de este 2011 los sacudió a todos. 

“Un día recibimos un email que decía congratulation. Cuando vimos que nos mandaron el email que decía fueron ustedes ganadores, no lo podíamos creer porque era medio surrealista, porque por más que sea un certamen del ramo más alternativo, no deja de significar que estuvimos con producciones internacionales de nivel 100% profesional y eso es algo que realmente nos emociona”, dice Ana con la alegría en la voz.

"La Catalana" cuenta que la organización invitó al equipo a la ceremonia en que se entregará la estatuilla, y varios de ellos quieren asistir, representando en Hollywood al pueblo, pero también al cine argentino.

La red carpet se realizará en diciembre y parte del equipo ya está juntando fondos para poder decir presente en la ceremonia. Mientras tanto ya piensan en la posibilidad de estrenarlo y presentarlo en diferentes lugares de Argentina. 

La idea del equipo es que la película continué de gira hasta marzo y luego se exhiba al público y se haga conocer en el resto del país desde este remoto pueblo de la Patagonia que se animó a soñar con en esta aventura de película.

Trailes "Pueblo chico invierno grande"