NEUQUÉN - Pablo Musse, el hombre que al que no le permitieron ver a su hija que murió horas después a consecuencia de un cáncer en la ciudad cordobesa de Alta Gracia, escribió una carta pública en Facebook en la que responsabilizó a Alberto Fernández y al Gobierno de Córdoba por no haber podido despedirse de ella y cumplirle así su último deseo. “Las últimas palabras de mi hija fueron ‘hasta el último suspiro tengo mis derechos’. Que estas palabras tal vez le lleguen al corazón, si es que lo tiene”, expresó.

Días después de la muerte de Solange, su padre consideró que lo trataron como a un “terrorista”, tanto a él como a su cuñada Paola Oviedo cuando ambos intentaron pasar el control policial después de viajar desde Neuquén para poder ver a la joven agonizante y los escoltó la policía “de cuatro provincias un trayecto de 900 kilómetros”. “Algunos dijeron como delincuentes, mal dicho, porque su gobierno soltó a más de 5.000 delincuentes y no los escoltó la policía”, resaltó Musse.

“Usted los domingos almuerza con la gente que quiere, mi hija el domingo 16/08 no pudo almorzar conmigo, ¿que ironía no? Usted sí, mi hija no. Lamentablemente no vi ni escuche declaraciones de los derechos humanos, violaron el código penal 248, tampoco vi ni escuche al INADI, por maltrato a una persona con capacidades diferentes”, siguió el hombre. Finalmente, Musse señaló que “nos piden esfuerzos y que nos cuidemos, cuando ustedes no dan el ejemplo”. “Usted no tiene palabra, cuando habla no le creo”, cerró.

El padre de Solange Musse le escribió al Presidente: “Que estas palabras le lleguen al corazón, si es que lo tiene”

El caso de Solange Musse

Su historia recorrió el país debido a que su padre había viajado desde Neuquén para poder visitarla en Alta Gracia, y no le permitieron entrar a la provincia a verla, por los controles sanitarios de COVID-19.

El hombre había llegado a Huinca Renancó y se le negó el ingreso a la provincia a pesar de contar con los permisos necesarios. Además, él mismo confirmó que el resultado del test para determinar si tiene coronavirus dio negativo. Horas después, Solange se descompensó y murió en un sanatorio de Nueva Córdoba, a donde la habían trasladado de urgencia.

El último deseo

“Ver a mi papá es lo que más quiero en este mundo”, había pedido Solange. “Me siento mal porque quiero verlo. Lo necesito un montón para poder seguir el tratamiento. Necesito su acompañamiento, mucho, mucho, mucho”, expresó en diálogo con Arriba Argentinos (eltrece) un día antes de morir.