CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El líder de Los Palmeras, Rubén Cacho Deicas, pidió que se levante la cuarentena: “Ya estaríamos, ¿no?” Es una de las bandas más representativas de la música popular argentina y el año pasado vivieron una fecha histórica en la final de la Copa Sudamericana con su hit "Yo soy sabalero" que recorrió el mundo.

De un tiempo a esta parte, Los Palmeras están cosechando lo sembrado durante casi 50 años de trabajo y esfuerzo, dedicados a la cumbia santafesina. Esta semana, por caso, llegaron a la tapa de la prestigiosa revista Billboard.

Sin embargo, este 2020 la histórica agrupación liderada por Rubén Cacho Deicas se topó con el coronavirus, la cuarentena obligatoria y la imposibilidad de presentarse en vivo, un contexto que tiene en jaque a la industria de la música.

De todo ello habló Deicas en una charla radial para el programa de Jonatan Viale en AM 910. Y allí dejó clara su postura ante la cuarentena: para él habría que levantarla.

"Se está extrañando cantar... Nosotros tuvimos que parar el 11 de marzo, que estábamos en un teatro de Ituzaingo, en la provincia de Buenos Aires. Y ahí vino la mala noticia. Empezaron a caerse presentaciones que teníamos por todo el país. Y hasta el día de hoy no tuvimos actividad con la música", expresó el músico.

Al respecto, agregó: "Estamos como todos, ninguno sabe nada. Y nos tiene preocupados porque no vemos en el horizonte que se pueda reactivar lo más pronto posible".

Luego de pintar el complicado panorama que está atravesando la banda, el tramo más polémico de la entrevista llegó cuando Cacho opinó sobre la cuarentena.

"Yo diría que ya estaríamos, ¿no? Lo definiría como que la gente se tiene que cuidar por sí misma. Sabemos lo que tenemos que usar, los barbijos, esto y lo otro. Los contagios, la distancia. Ahora ya debe correr por cuenta de cada uno la cuarentena. Hay que reactivar la economía porque son cosas importantes que van quedando en el camino", opinó.

Es que al margen de su situación personal, Cacho se manifestó por todas las actividades que dependen de los recitales en vivo. "Los rubros que se mueven alrededor de las presentaciones: escenario, sonido, iluminación, los locales, las camionetas... Hay una cantidad de gente que está paradísima, no sabe para dónde disparar. Y ese es el gran problema de todos", explicó, siempre en Viale 910.

Y agregó: "Los músicos somos 15 personas, todos en blanco. Entonces habrá que apechugar los sueldos, las vacaciones... Tenemos un equipo de gente muy buena y hoy por hoy no los podemos dejar en banda, los tenemos que aguantar hasta lo que sea posible. Y esperando que se reactive todo esto".

Sin embargo, sobre el final de la charla, el cantante admitió las dificultades que generaría liberar su actividad de un día para el otro. "Lo tengo claro, tampoco queremos apurarnos. Hay que seguir el protocolo que nos están indicando. Si apresuramos las cosas quizás es peor", reflexionó. Y agregó, a modo de cierre: "Yo digo las cosas que van faltando a la par de la cuarentena".