Luego del furor generado en la sociedad por El Juego del Calamar, la nueva y popular serie de Netflix, instituciones educativas de todo el país manifestaron su preocupación por el "sadismo" y la "violencia" de la misma.

“Queremos advertirles que algunos alumnos del segundo ciclo [4°, 5° y 6° grado de la primaria] han empezado a ver la nueva serie de Netflix El juego del calamar. Si no lo han hecho aún, es probable que lo hagan o lo empiecen a escuchar en estos días ya que se promueve en juegos como Roblox y otros”, advirtió en una nota dirigida a los padres, que recogió el medio La Nación, el colegio Michael Ham de Vicente López.

La misma fue enviada a comienzos de octubre, con el objetivo de alertar a las familias sobre las escenas a las que los chicos pueden estar expuestos en caso de ver la obra de la plataforma de streaming.

Según se explicó, el motivo de la alarma surgió cuando alumnos comenzaron a replicar en los recreos algunos de los juegos de los que participan los protagonistas de la serie, todos ellos mortales.

“Cuando mandamos la nota todavía no era furor, pero sucedió que en uno de los recreos una alumna de 4° grado se acercó a la maestra para contarle que estaba asustada, que tenía miedo", afirmó en diálogo con el medio Mariana Gallagher, vicedirectora Académica del colegio.

Y sumó: "Cuando la maestra comenzó a indagar, la chica le dijo que había visto el primer capítulo de esa serie, y que no sabía qué podía pasar si jugaba a uno de esos juegos".

"Empecé a investigar un poco más y nos dimos cuenta de que teníamos que hacer algo para prevenir. Los chicos de estas edades, sobre todo del nivel primario, no están emocionalmente preparados para ver contenido inapropiado. Por eso mandamos la nota”, destacó Gallagher.

En el mismo sentido se manifestó la directora del Colegio Manuel Belgrano, en José C. Paz, Lidia Escobar.

“En el rato que tienen de juego libre, que nosotros llamamos la hora del parque, estaban jugando y una nena empezó a gritarle a un compañero que estaba eliminado, que lo había matado y que no podía seguir jugando. La maestra intervino, y algunos le contaron algo sobre la serie, sin recordar bien el nombre”, relata.

Y agrega: “Los chicos imitan lo que sucede en la serie, toman roles y lo llevan a la dramatización a través del juego, donde incorporan la violencia, la naturalizan; donde el acto de hacer daño a otro está avalado, reconocido".

Al respecto, aclaró que se está organizando una jornada de diálogo con los alumnos para abordar el tema de la violencia y, además, la Educación Sexual Integral.

“La verdad es que después de tanto tiempo de mantener la distancia por el Covid, ahora tenemos que aprender a acercarnos al otro, a comunicarnos, a encontrarnos, a respetarnos, y series como El juego del Calamar no ayudan a lograr ese aprendizaje. Por el contrario, siembran el trato violento y la falta de amor hacia el otro”, concluye.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!