ESQUEL (ADNSUR) - En medio del brote de Covid-19 en Esquel, el intendente Sergio Ongarato, aislado por contacto estrecho, habló sobre la situación epidemiológica en la ciudad y respondió a las críticas del Dr. Emiliano Biondo del Área Programática de Esquel, quien calificó las medidas anunciadas por el municipio de “impresentables” y tomadas a "destiempo".

Ongarato le respondió a través de una entrevista a Red 43 y dijo: "Las medidas son para bajar los contagios en nuestra ciudad. A la municipalidad le toca manejar los mecanismos para controlar la circulación de personas. Hay vecinos que necesitan trabajar y no lo están haciendo. El explosivo aumento de casos fue producto de las fiestas y reuniones de gente que hubo en nuestra ciudad. Todo esto hizo que aumenten los casos y que tengamos que tomar decisiones", expresó Ongarato en principio.

Por otra parte, Ongarato respondió a las críticas de Biondo: "Estoy muy preocupado. El Dr. Biondo hizo declaraciones temerarias y de irresponsabilidad, que no corresponden a un funcionario de su responsabilidad". Asimismo, dijo que "estas medidas son similares a las que pidió en noviembre, cuando quería que el turista se quede 7 días en su cabaña. Hicimos, desde la municipalidad, muchas acciones, con informaciones que se da el vecino. Mandamos gente a los hoteles y desde el área programática dejaron de exigirlo. Llamamos desde la municipalidad a los viajeros aislados. Contratamos a una epidemióloga para ayudar en el tema. Con las medidas, la municipalidad siempre acompañó lo que ellos pidieron de salud, que son los principales responsables de contener la pandemia. Generamos medidas de distanciamiento social. Los testeos son responsabilidad de salud y vemos que no se están haciendo".

Además, disparó: "Biondo se fue de vacaciones para pasar las fiestas en otro lugar cuando es el que más sabe de la pandemia. En la municipalidad nadie se tomó vacaciones porque sabíamos que se podía complicar para esta fecha".

Respecto a las críticas por la apertura del turismo, el intendente manifestó: "Turismo no hubo. Está empezando y lentamente. Lo que sí hubo, fue un relajamiento de las medidas sanitarias. La gente tenía la necesidad de salir a manifestarse y hubo reuniones en quinchos y fiestas privadas. Hubo muchas en campos, chacras, el Parque Nacional. En todos estos lugares han sido los más jóvenes y no se tomaban las mediadas sanitarias. Se comparte mate, vasos, cubiertos, lo que pasa normalmente en un campamento. No podemos poner un guardaparque o un policía al lado de cada vecino".

"En los comercios, más que nada en los gastronómicos, en algunas ocasiones se ha respetado poco. Se hicieron todos los esfuerzos, pero no se puede poner un policía o un inspector municipal en cada lugar. El distanciamiento pasa por cada uno de los vecinos de nuestra ciudad. El estado puede poner reglas, pero el cumplimiento tiene que ser por cada uno de nosotros. Por el crecimiento había que restringir la circulación. Se ha cumplido en gran medida. Hoy hay una circulación mucho menor que la normal. La mayoría de los vecinos está respondiendo bien a estas medidas", agregó Ongarato.

CONTROLES

Respecto a los controles en la portada de ingreso a Esquel, el intendente municipal respondió: "El control en la portada quedó reducido a lo que pueda hacer personal municipal. El personal de salud se retiró de la portada, eso decidió área programática cuando la ciudad se abrió al turismo. Al haber transmisión del virus en la ciudad, ahí ya la portada tiene un valor relativo en cuanto al resto de las medidas que hay que tomar adentro de la ciudad. Lo seguimos haciendo en cuanto a los turistas que tienen que venir con la aplicación para hacer un rastreo. Sabemos que el turismo no es el problema del covid, el problema lo tenemos en nuestra ciudad. Prohibiendo el turismo, esto va a ocurrir igual. Hay que hacer tres cosas: restringir la circulación de las personas, testear gente -no puede ser que estemos testeando tan poco después de 10 meses de pandemia- y el otro punto, el seguimiento de los contactos estrechos. Lo que debió hacerse de salud. De las 2 veces que estuve aislado, solo recibí un llamado. En esta segunda vez nadie me llamó. Esto en el COEM sabemos que muchos vecinos están llamando diciendo que tienen síntomas, que se autoaislaron y no saben qué hacer. Sabemos de gente que está yendo a trabajar con síntomas. Al no haber nadie que les diga qué tienen que hacer, terminan contagiando. Esto le corresponde a salud y vemos que no se está haciendo. Es por eso el aumento de casos en nuestra ciudad. Si estas tareas no se hacen, el Covid va a seguir estando".

FASE 1

Sobre la posibilidad de retroceder a Fase 1 de Nación, Ongarato comentó: "Cuando las medidas las toman provincia y nación, la municipalidad no puede rehusarse porque somos parte de un país. Cuando es de orden nacional, tenemos que acatar. Estamos esperando a ver qué determinan ellos. Al ver la explosión de casos en la ciudad, hice lo único que estaba al alcance que era tratar de reducir la circulación de los vecinos. Cada vecino es responsable de sus actitudes. El lunes podríamos abrir bastante las actividades de nuestra ciudad y reabrir el turismo. Hay algo que la gente no entiende, que es que si no tenemos turismo, nuestro sector turístico que perdió 500 camas, nuestra ciudad queda totalmente a merced de que la única alternativa que tengamos sea la minería, que no va a pasar con este intendente. Estoy tratando de evitar esto".