Darío, es hijo de Eli, la señora de 70 años, cuyo caso se viralizó luego de que saliera a la calle y fuera auxiliada por policías de la Comisaría Cuarta, a quien les contó que no comía hace días y que no tenía familiares que la ayudaran. Él explicó que la madre padece un trastorno de personalidad que la lleva a acumular cosas y vivir en una situación de desorden y falta de limpieza (Síndrome de Diógenes), y que la intervención municipal los ayudará a poder lidiar con ese problema y con su alcoholismo.

Darío explicó la delicada situación familiar que atraviesan a través de un escrito que hizo llegar a los medios, ya que no usa redes sociales.

Agradeció "que quieran ayudar a mi madre", y explicó que desde hace años están lidiando con problemas de adicción y psicológicos que le impidan a la mujer llevar adelante una vida normal rodeada de sus seres queridos.

"Desde que tengo uso de razón me críe con mi querida madre de esa manera que ustedes ven, con muchos animales y nuestro hogar transformado en un hogar para mascotas más que para seres humanos", relató.

Y detalló que la mujer "tiene un trastorno de la personalidad, es acumuladora y también alcohólica", aclarando que "es muy buena, salvo que cuando toma o entra en crisis no lo es. Solo los vecinos que viven a su alrededor pueden decirlo y yo que soy su único hijo. Ella vive diciendo que es solita, con la excusa de pedir algo”.

"En nuestra casa tiene cajas hasta el techo de ropa, mantas, frazadas y todo lo que puedan imaginarse. Su acumulación es gravísima, hace meses llenamos 4 bateas de cosas echadas a perder. Hoy busca llenar nuevamente la casa de cosas, ya sea para pedir o recoger en la calle", explicó sobre la situación de su madre tras recordar que muchas veces debió rescatarla de la calle porque "se juntaba con indigentes, estaba pasada de frio y hasta orinada".

Darío pidió a la comunidad que no acerquen más donaciones para su madre porque “mi mamá no tiene necesidad alguna. Mi madre elige vivir de esa manera, ella odia que le limpiemos, nos echa, nos maltrata, nos golpea y nos insulta de la peor manera que se entera todo el vecindario cuando pasa eso”.

"Acepto a mi madre como es, jamás la voy a juzgar porque ella no quiere recibir ayuda, tengo muchos amigos/amigas que nos conocen a mí y a mi familia y saben de la lucha constante que tenemos hace unos meses", manifestó. 

Y agregó: “Hoy me ayuda muchísimo lo que paso ya que voy a tener la oportunidad de hablar con un asistente social (en relación a la intervención del municipio) y que me ayuden a que entre en razón. Sueño con tener a mis hijos sentado en una mesa con su abuelita linda, amable, con que les cocine, con entrar a su casa y verla usando algo de la tantas prendas de ropa nueva que tiene, que use los perfumes que le compro, que se ponga un par de zapatillas de las colecciones que tiene... Lamento mucho si entristece ver su intimidad, toda familia es un mundo y hoy se mostro el mío”.

Finalmente, pidió ayuda para que intervengan con sus animales porque “ella los esta dejando reproducirse y no los alimenta bien, tampoco quiere que se los deje afuera y esos animales se matan entre ellos y hace 1 mes la atacaron a ella, la tuvimos que llevar al Hospital Alvear para que la hagan puntos en su pie, son en total 11 perros y ya di en adopcion 8, los tengo conmigo a varios de ellos”

"¿Te preguntaras por que no la llevo a vivir conmigo?. Porque cuando ella esta en su sano juicio me pide que la deje vivir así, no me da el corazón para internar a mi madre ni pedir ayuda antes. Muchas gracias a los oficiales que directa o indirectamente me van a dar una mano enorme y acepto sus opiniones, pero solo nosotros sabemos como obramos”, terminó la nota.