En un marco de leve disminución de casos de coronavirus, el Gobierno prorrogará por cuatro semanas las restricciones impuestas en el DNU presidencial, en vistas a controlar la curva de contagios y evitar el impacto de la variante Delta en el país.

En base a lo publicado por Infobae, desde Casa Rosada sostienen que la situación sanitaria se encuentra “estable”, siendo ese el motivo por el cual se sostienen las medidas y no se opta por una estrategia más restrictiva.

Sin embargo, un tema que aún se mantiene en discusión es qué hacer con el límite al ingreso de pasajeros a la Argentina, el cual hasta el momento está establecido en 600 personas diarias, y ha causado una ola de críticas por la situación de los varados en el exterior.

Si bien el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero afirmó en diálogo con C5N que “se están tratando distintas alternativas” y que “hubo buen acatamiento del aislamiento domiciliario de las personas que dieron negativo en el PCR”, la titular de Migraciones, Florencia Carignano, adelantó que se irá a un esquema “progresivo”.

En ese sentido, reveló La Nación, las autoridades evalúan la posibilidad de avanzar con vuelos especiales que permitan traer al país a personas con situaciones puntuales o por medio de acuerdos vía Cancillería.