BUENOS AIRES (ADNSAUR)- Tras las declaraciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, donde aseguró que no se aplicó la vacuna Sputnik V contra el coronavirus porque no estaba recomendada para mayores de 60 años, el Gobierno argentino postergó el vuelo a Moscú hasta que la vacuna esté aprobada para este sector de la población.  

El mandatario ruso dijo que “soy una persona que se ajusta bastante a la ley”, escucho las recomendaciones de nuestros especialistas, así que no he recibido la inyección aún, pero la recibiré por supuesto en cuanto sea posible”.

Fuentes oficiales aseguraron “No vamos a enviar el avión de Aerolíneas Argentinas como estaba planificado, ni vamos a hacer ningún esfuerzo por traer las 300 mil vacunas, y estamos analizando la cláusula de revisión frente a la posibilidad de que no se apruebe el uso de la vacuna para mayores de 60 años”,  así lo publicó Infobae.

En este contexto, el plan de vacunación no comenzará en diciembre y se atrasará para las primeras semanas del 2021. Por lo que hasta el momento, no vendrán las 300.000 dosis si no hay aprobación de las autoridades sanitarias de Rusia que permitan aplicar la vacuna a los mayores de 60, lo que -prometen- podría suceder entre el 22 y 30 de diciembre.

Aerolíneas Argentinas había programado un vuelo para la próxima semana. La idea era partir el 22 de diciembre y regresar el 23 con las vacunas. Esa idea quedó descartada este jueves luego de los dichos del líder ruso.

El asesor principal del Ministro de Salud de la Federación Rusa, Alexey Kuznetsov, salió a aclarar que “el desarrollador de la vacuna está analizando datos clínicos y preparando un informe sobre la base del cual se tomará una decisión sobre la posibilidad de utilizar la vacuna contra el COVID-19 en poblaciones mayores de 60 años”. Y precisó que “los resultados y decisiones se informarán después del 20 de diciembre”.

 “Actualmente, el uso de la vacuna Sputnik V en la práctica médica habitual es posible en pacientes de 18 a 60 años. Para acceder a vacunar a mayores de 60, el desarrollador de la vacuna, el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya del Ministerio de Salud de Rusia, está realizando un estudio clínico adicional con la participación de 100 voluntarios mayores de 60 años, que preliminarmente muestra buenos resultados”, dijo Kuznetzov.

Y aseguró que “no hubo problemas con la seguridad del Sputnik V entre los voluntarios mayores” y dijo que “ahora, el desarrollador de la vacuna está analizando los datos clínicos”.