CÓRDOBA - Marilena Bossio tenía 26 años y era oriunda de Río Tercero. Falleció este fin de semana en el vuelco de varios kayaks de Lago Cardiel, Santa Cruz. Ahora se conoció su gesto desinteresado y heroico, ya que cuando se encontraban a la deriva se quitó el chaleco salvavidas para dárselo a un niño de 8 años, que sobrevivió a la tragedia.

Marilena era veterinaria y estaba hospedándose en casa de una amiga en la localidad de Gobernador Gregores, ya que esperaba por una oportunidad de trabajo en el sur.

Este sábado, un fuerte temporal en el Lago Cardiel, donde había decidido pasar el día, provocó un accidente entre varios kayaks, que se dieron vuelta. Ella estaba en uno de ellos.

Los ocupantes de los kayaks quedaron a la deriva en el agua helada y Marilena decidió sacarse su chaleco salvavidas y dárselo a Mateo Barría, un nene de 8 años que logró ser rescatado con vida aunque con un cuadro de hipotermia por las 4 horas que permaneció en el agua helada.

La joven cordobesa murió y su cuerpo fue encontrado junto al de las otras víctimas -Elsa Raquel Martínez, de 49 años, y los hermanos Daniel y Javier Barría, de 33 y 29 años respectivamente- recién cerca de las 2.30 de la madrugada del domingo. 

María Alicia, madre de Marilena, contó que su hija "era así, de ofrecerlo todo sin medir las consecuencias". La familia de la joven veterinaria llegó en las últimas horas a Santa Cruz para reconocer el cuerpo y poder darle el último adiós."Mi hija nos llena de orgullo. Es una heroína", cerró conmovida María Alicia.

Fuente: La Nueva Mañana