TRELEW (ADNSUR) - Este fenómeno se denomina ‘volar en globo’ (ballooning en inglés). En sus célebres viajes por la Patagonia, Charles Darwin los catalogó cuando el Beagle navegaba por la costa del Río de la Plata durante el S.XIX. 

“Una de las explicaciones científicas más fundamentadas es que estas situaciones se pueden registrar cuando hay corrientes de aire ascendentes causadas, a menudo por el calentamiento del suelo después de un período de intensas lluvias”, explicó Carbajo.


“Algunas arañas emiten hilos de su telaraña para trasladarse con ayuda del viento y trepar a puntos más elevados de su hábitat (postes, plantas) y producen hilos de seda que les permiten flotar en la corriente de aire” continuó la investigadora. 


“A partir de ese momento, actúan como globos de aire caliente y de ahí deriva su nombre ballooning en inglés. Si no hay viento, caen y forman un manto. Ante un desastre natural (inundaciones o fuertes lluvias), ascienden y se desplazan”, agregó. 


“En este caso, debido a las intensas lluvias, las arañas buscaron trasladarse a lugares altos y tejieron una telaraña muy densa que es la que se observa. Posiblemente, son arañas del género Lycosa que son más comunes en la zona. De todos modos, hay que hacer análisis exhaustivo en el terreno y con todos los instrumentos científicos para dar una definición más concreta”, precisó.

Estos fenómenos suceden –con mayor frecuencia- en la provincia de Buenos Aires y –en el exterior- en EEUU y Australia. Siempre se registraron luego de grandes inundaciones. Pero son pocos frecuentes en el Valle. También se pueden observar grandes bollos cuando caen al piso y esas situaciones suelen impresionar a los observadores ocasionales. 


La investigadora dejó en claro que esas telarañas no son riesgosas ante el eventual contacto con el ser humano teniendo en cuenta que en esa zona de chacras del Valle- los ciudadanos suelen practican ciclismo, atletismo y otras actividades deportivas y recreativas. 


“Las arañas ‘Lycosa’ no son peligrosas porque no son venenosas pero la inserción en la piel puede producir un dolor o una eventual reacción”, advirtió para ADNSUR investigadora Alejandra Carbajo que ejerce como la profesora responsable de la cátedra de Zoología General de la Universidad Nacional de la Patagonia –Sede Trelew. (Agradecimiento: Lic. Valeria Etchechoury.)