CAPITAL FEDERAL -  El jefe del sindicato de los camioneros, Hugo Moyano, se refirió este miércoles por primera vez al escándalo judicial que protagoniza su hija Karina Eva Beatriz. Es que, en plena feria judicial, el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, ordenó devolverle US$436.670 y $600.000 que se encontraban congelados y sujetos a investigación por presunto lavado de activos vinculado al narcotráfico.  "Se rompe el orto (SIC) laburando para juntar el manguito", expresó. 

"El otro sector, que manipuló Papel Prensa durante la dictadura militar ahora dice cosas sobre mi hija por dos mangos", dijo Moyano y apuntó contra medios nacionales: "La Nación y Clarín han salido a decir cualquier disparate y estupidez".

En una entrevista con radio El Destape cuestionó el rol de los medios de comunicación por la serie de notas vinculadas al dinero hallado en la propiedad de una de sus hijas. Moyano también defendió al juez Villena, cuya resolución fue declarada nula por Juan Pablo Augé, el otro magistrado federal en el distrito. "Lo atacan a Villena como lo hicieron en su momento con [Luis] Carzoglio", comparando el caso con el del juez de Garantías de Avellaneda, que evitó hace dos años avanzar en una causa contra Pablo Moyano por su vínculo con barra bravas de Independiente y quien denunció presuntas presiones de la gestión macrista para encarcelar al número dos de los camioneros, recuerda La Nación.

En el expediente judicial, Karina Moyano explicó que el dinero encontrado pertenece a su padre, hermanos y al abogado Daniel Llermanos, que defiende a la familia y es asesor legal del gremio. Según explicó la hija del camionero en uno de los varios escritos sucesivos que presentó ante el juez a cargo del expediente durante la feria, Federico Villena, ese dinero "responde a causas de absoluta legitimidad y buena fe". Ella señaló: "Corresponde a préstamos e incluso donaciones de mis padres y hermanos durante un tiempo extenso que no puedo precisar con exactitud, pero tengo la certeza de que esa conducta solidaria se inició antes del comienzo de 2016".

Psicóloga social y secretaria de Género en el gremio de Camioneros, en uno de los escritos precisó que "el objetivo de la ayuda económica consistía en conformar una sociedad con aquel [por su pareja, padre de la detenida], una empresa familiar de logística destinada fundamentalmente al rubro fletes".

En las semanas que siguieron, Karina Moyano intentó recuperar ese dinero, pero el nuevo juez a cargo de la investigación, Juan Pablo Augé, rechazó esa solicitud, que no apeló la hija del líder del gremio de Camioneros.

El caso y la amenaza de Moyano

Karina Moyano terminó envuelta en una investigación penal sobre una red de narcotráfico porque en el documento de identidad de una mujer detenida e indagada en esa causa, Macarena Acevey, figuraba su domicilio en la calle Inclán al 3700, de la ciudad de Buenos Aires.

El entonces juez federal a cargo de esa investigación, Federico Villena, ordenó allanar ese domicilio, donde se determinó que allí residía el padre de Acevey y quien por entonces era su pareja, Karina Moyano, y donde se encontraron US$ 436.670 y $ 600.000 -equivalentes a unos US$ 15.000 al tipo de cambio entonces vigente-, que quedaron a disposición de la Justicia.

Hoy, a casi 48 horas de la primera publicación sobre el tema, Moyano se refirió al caso de su hija y atacó a los medios. "De los desastres que hicieron Clarín y La Nación con los militares no dicen nada, pero por dos mangos de mi hija sí. Creo que debería discutirse una nueva ley de medios, hacen un daño muy grande y los voy a denunciar", desafió el jefe de los camioneros.

Fuente: La Nación