SALTA (ADNSUR) - El miércoles 26 de agosto, Agustín Salas rindió la última materia que le faltaba para recibirse de abogado. Decidió hacerle una videollamada a su abuelo para darle la buena noticia, y la reacción del hombre se volvió viral en redes sociales.

Su historia se conoció  luego de que él mismo publicara en su cuenta de Twitter el video donde le cuenta a su abuelo, Roberto Salas (80), que se había recibido de abogado. Con la complicidad de su hermana, el joven propuso hacer una videollamada con su abuelo y su mamá, María, quien tampoco estaba al tanto de que su hijo se había graduado.

“¿Sabés lo que te quería contar? Me acabo recibir”, le dijo el joven a su abuelo, que lo miraba incrédulo desde la pantalla de su computadora.

Con más de 66 mil reproducciones, la reacción del hombre de 80 años que cierra los puños, como un boxeador que acaba de ganar una pelea, emocionó a la comunidad tuitera. “Qué alegría que me das papá, qué alegría papá yo siempre le pedí a Dios gracias, papá. Gracias a tu abuelita, a tu abuela, qué lindo, papá, qué lindo mi viejo te felicito que seas feliz toda la vida, que seas feliz papito, que sea feliz hijito” expresaba Roberto.

De fondo, entre lágrimas se escucha el llanto de la mamá de Agustín, que tampoco podía creerlo. Mientras seguía celebrando. “Me siento orgulloso, papá. Vamos, papá todavía. Sos el gol de mi vida. Dios te bendiga en nombre de tu abuelita, que tanto te quería. Vamos papito querido ya la vida me dio todo papá”.

 Agustín sostiene que son muy unidos. “Mi abuelo es como mi papá. Yo me crié sin padre y, por lo tanto, él siempre cumplió ese rol. Cuando era chico me llevaba al jardín, íbamos a pescar... Somos muy compinches. Él es todo para mí y yo soy todo para él”, dijo el joven a Infobae.

Roberto Salas tiene 80 años y es viudo desde hace tres. Padre de tres hijos y abuelo de seis nietos. La última vez que vio a su nieto fue en enero de este año. “Lo extraño un montón. Hablamos por teléfono todos domingos y, cuando mi mamá va a llevarle comida, hacemos una videollamada”, contó Agustín.