Durante más de un año Aaron Ceballos buscó trabajo en Comodoro Rivadavia. En plena pandemia comenzó a recorrer empresas y comercios, pero siempre recibía la misma respuesta. ”Me decían que por ahora no estaban buscando gente, que era imposible que entre, que era por intermedio de sindicatos. Y en algunas otras me decían ‘te lo recibo pero no te prometo nada, ojalá encuentres algo’”. 

Aaron lejos de bajonearse no bajó los brazos y siguió recorriendo empresas y negocios en los barrios. Quería tener su primer empleo tras salir de la secundaria, pero la cosa no era sencilla.

El desafío de ser joven en Comodoro y conseguir trabajo en pandemia y recesión económica

Lo que le sucedió a este joven, que hoy está en relación de dependencia gracias al Programa Comodoro Trabaja, que impulsa la Municipalidad de Comodoro Rivadavia a través de la Secretaría de Coordinación de Gabinete, es una realidad que le pasa a muchos chicos de la ciudad.

A la falta de empleo en plena recesión económica y pandemia, se suma la falta de experiencia y una enorme cantidad de gente, de todas las edades, que busca trabajo, por el cierre de numerosas empresas y comercios, como venimos contando.  

Mara Asencio, coordinadora del programa, confirmó a ADNSUR que desde marzo de 2020 ya fueron capacitados 1300 jóvenes. El trabajo se realizó junto a 31 asociaciones vecinales que participan de la iniciativa. 

El número marca de alguna forma la necesidad de trabajo de una generación que le toca vivir un panorama complejo. La buena noticia es que alrededor de 120 jóvenes, tal como hizo Aaron, que hoy trabaja en la parte de producción de Ives - Anafer, ya consiguieron su primer empleo. 

Por ejemplo, Issac de Jesús (22), en octubre comenzó a trabajar en Mottesi Materiales, y en diciembre quedó fijo. El joven contó su experiencia a ADNSUR y reconoció que es difícil encontrar empleo sin experiencia. “Está complicado en la época que estamos viviendo. En mi caso estaba mandando curriculum, pero te piden mínimo un año de experiencia, con cierta edad, y no te toman, pero esto te abre una puerta impresionante”, dice con satisfacción. 

En su caso Issac no tenía experiencia, pero había cursado la tecnicatura en Logística del Ceret, solo le falta cumplir las 200 horas de práctica para graduarse, sin embargo, poco importó al momento de ser considerado para un empleo Así, cuando se enteró del programa municipal no dudó, se inscribió, y luego de pasar por las capacitaciones en presentación, comunicación, el trabajo y sus formas, derechos laborales, perfil laboral, alfabetización digital, entrevista laboral y autoempleo, consiguió una entrevista en Fiat. 

En la concesionaria de origen italiana estuvo un tiempo hasta que salió la oportunidad de sumarse a Mottesi Materiales donde hoy está haciendo trabajo de deposito, despacho de materiales, y un inventario general, algo que le sirve para sumar experiencia en su campo. 

“Es una muy buena experiencia porque te dan la posibilidad de aprender, después depende de uno ponerle las ganas para quedar en un lugar, pero está muy bueno porque sirve de mucho para los jóvenes que estamos empezando, porque en el contexto que estamos viviendo a nivel país está medio complicado”, indicó sobre el programa.

El desafío de ser joven en Comodoro y conseguir trabajo en pandemia y recesión económica

En la ciudad 200 empresas ya participaron a este programa, y cada día más jóvenes se acercan a buscar su primer empleo. Para Asencio el panorama es complejo, pero es posible ayudarlos. “La dificultad de ellos es que por no tener experiencia laboral no los toman en cuenta. Entonces terminan el secundario y no tienen opciones, pero es algo que también le pasaba a nuestra generación. Nosotros lo que hacemos es acompañarlos en este proceso para que puedan acceder a una primera experiencia, después dependerá del esfuerzo de ellos, pero el programa es una buena opción para aquellos chicos que recién terminan el secundario como aquellos que aún no lo hicieron y los acompañamos para que los finalicen. La realidad es que cada día todos llegan chicos que quieren tener su primer empleo, recibimos 1000 curriculum por semana, tratamos de llegar a todos, pero depende de la demanda de las organizaciones y el contexto general”, sentenció sobre esta problemática que afecta a toda una generación.