CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Aunque por la cuarentena obligatoria no debemos salir de nuestras casas, necesitamos seguir alimentándonos. Esto genera, en muchos casos, tensión y nerviosismo en los consumidores a la hora de salir al supermercado o almacén, cuando anteriormente se trataba de un hábito placentero. 

Los científicos del Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos brindaron una serie de recomendaciones a la población al momento de hacer compras que pueden resumirse en 10 respuestas a preguntas básicas.

1. Distancia entre las personas y compañía a la hora de comprar

Si bien es posible enfermarse al tocar las superficies con el virus, se cree que la principal forma en que se propaga es el contacto de persona a persona. La gran amenaza aquí no son los productos en sí sino las otras personas, por lo que se torna fundamental reducir la cantidad de idas al comercio.

“Si puede reducirlo a una vez cada semana o cada dos semanas, eso es genial”, aconseja Anne-Marie Gloster, profesora del programa de ciencias nutricionales de la Universidad de Washington. "En la medida de lo posible, compre en horas de menor actividad”, agregó el doctor Joshua Petrie, profesor asistente de investigación de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan. En ese marco, algunas tiendas están limitando el número de compradores en el interior a la vez, o marcan cada dos metros a lo largo de la línea de pago, para mostrar a los clientes qué tan separados deben estar, detalla Infobae. 

Los expertos recomiendan que vaya una sola persona a hacer las compras, o bien acompañada por una sola persona para ayudar y que la salida sea sin hijos, ya que son los que más tocan todo. “Es importante llevar una lista y saber dónde están los productos para permanecer el menor tiempo posible dentro”, aconsejó Gloster.

La prioridad número 1 es mantener la distancia física de otras personas. Al mismo tiempo, sabemos que el virus puede vivir en las superficies durante al menos una cierta cantidad de tiempo, por lo que la persona debe evitar tocar las cosas tanto como sea posible. Gloster “sugiere encarecidamente” que la persona limpie la manija de su carrito de compras con toallitas desinfectantes o bien utilizar guantes o bolsas descartables.

2-Los celulares

En cuanto al uso de celulares, el especialista recomendó dejarlo "en el bolsillo, ya que “es uno de los objetos más contaminados y un vector de saliva importante. Lo escupimos, lo acariciamos, lo ponemos sobre cosas, lo levantamos y nos lo frotamos en la cara. Ahora es el momento de revivir la lista en papel y dejar el celular guardado”, recomiendó. 

3-¿Debemos usar un barbijo o mascarilla dentro del supermercado?

Sí. Dada la escasez actual, las máscaras quirúrgicas y los respiradores N95 deben reservarse para los trabajadores médicos, pero a partir del 3 de abril, los CDC “recomiendan usar cubiertas faciales de tela en lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias), especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa". La misma recomendación es la dictada por distintos gobiernos provinciales y el Ministerio de Salud.

“Esto representa un cambio importante en el enfoque para combatir la propagación del coronavirus. Hasta ahora, los CDC habían estado recomendando a las personas sanas que no usaran máscaras a menos que mostraran síntomas o tenían razones para creer que habían estado expuestos. Pero, como muchos otros expertos han estado señalando durante semanas , un problema con esa guía es que no hay forma de saber quién la tiene. Hasta una cuarta parte de los casos de coronavirus son asintomáticos”, dijo el director de los CDC, Robert Redfield, en la semana previa a la nueva guía, e incluso las personas que eventualmente se enferman pueden transmitir el virus antes de mostrar cualquier síntoma.

Si bien una máscara de tela no es tan buena como una médica, aún ofrece cierta protección. Las cubiertas faciales generalizadas no significan que podremos relajarnos con otras recomendaciones, como el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos. Las máscaras de tela solo ofrecen una capa más de protección.

En ese marco, los guantes, que tienen el potencial de transmitir el virus más o menos de la misma manera que las manos, todavía no se recomiendan para la compra de comestibles. Es más importante lavarse las manos después de la compra y evitar tocarse la cara.

4.- ¿Está bien traer mi propia bolsa reutilizable, o es mejor simplemente comprar papel o plástico y tirarlos?

"Las bolsas reutilizables están bien, suponiendo que la persona las limpie. Hay que lavarlas después de que regreses, cada vez", precisa Gloster. Si tiene bolsas reutilizables que no se pueden lavar a máquina, puede limpiarlas con una toallita desinfectante o un aerosol multiuso y una toalla de papel.

5.- ¿A la hora de pagar debo usar efectivo o crédito?

"No hay una buena respuesta aquí", según Gloster. Pagar con plástico a menudo significa entregarla al cajero o bien pasarla por la caja automática. El efectivo no es conocido por ser especialmente limpio. Sin importar cómo pague, dice Petrie, "lo más importante es lavarse las manos cuando haya terminado o al llegar a casa".

6.-¿Debería desinfectar mis comestibles una vez que estén en mi casa?

Aunque todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el coronavirus, pero tocar superficies infectadas "no parece ser la forma principal en que este virus se propaga", dice Petrie.

"No recomiendo desinfectar sus alimentos", expresó Don Schaffner, profesor de microbiología de alimentos en la Escuela de Ciencias Ambientales y Biológicas Rutgers y presentador de los podcasts Food Safety Talk y Risky or Not?. “Esto parece ser demasiado cauteloso. No sabemos de ningún caso de Covid-19 transmitido por alimentos, ni de ningún caso transmitido por el envasado de alimentos", agregó. 

"Estoy haciendo las mismas cosas que siempre he hecho en términos de lavar mis productos. No estoy limpiando mi empaque, ni lo dejo afuera por tres días, como he visto en algunas historias", dijo Petrie.

No obstante, aunque quizá no sea necesario desinfectar sus comestibles, quien salga a hacer compras deberá lavarse las manos después de manipular los paquetes y cuando haya terminado de guardar los artículos.

7.- ¿Es más seguro para mí que me entreguen mis compras, a pesar de que todavía hay personas involucradas en este proceso?

Sí. Según Petrie, puede ser la mejor opción, porque la persona está entrando en contacto con menos personas.

8. Pero¿es ético? ¿Estoy pidiendo a otras personas que asuman el riesgo por mí?

Según los especialistas, por un lado sí, para evitar salir, donde la persona podría contraer coronavirus, y además se le está pagando a alguien más para que salga. A su vez, de no pedir alimentos, muchos de los cuales son entregados por los trabajadores, significa que esas personas no reciben pagos. De esa forma, al recibir la entrega en casa, es posible que se esté ayudando a reducir las multitudes en las tiendas.

9.-¿Cuándo se cruza la línea de compras necesaria y el acaparamiento?

Según Petrie, si la persona tiene "dos o tres semanas" de comida, está entrando en territorio de acaparamiento. Los comercios, en su mayor parte, todavía están bastante bien surtidos. 

"Sólo porque las personas tengan más papel higiénico en casa no significa que van a usar más papel higiénico. Su consumo de papel higiénico se mantiene básicamente igual", indican los especialistas.

"Los productos para los que verá la mayor escasez son productos donde el consumo normal es bastante estable", indica Chopra. Una cadena de suministro eficiente no tendrá mucho extra: si la gente compra constantemente 100 frascos de mantequilla de maní a la semana, eso es lo que harán.

10.-¿Hay alimentos específicos o tipos de alimentos que serán especialmente difíciles de obtener?

"Potencialmente es posible", explica Alex Scott , profesor asistente de gestión de la cadena de suministro en la Universidad Estatal de Michigan, que agrega que en algunos casos, la demanda podría mantenerse alta y los fabricantes podrían decidir no aumentar la producción.

El mayor riesgo para la salud de la cadena de suministro puede ser si los trabajadores comienzan a enfermarse. “Si las enfermedades aumentan podría haber una desaceleración en la producción y distribución”, informó el New York Times. Sin embargo, incluso eso probablemente suceda en oleadas, dice Chopra, subrayando que los encargados de formular políticas deben priorizar la salud y la seguridad de los trabajadores de alimentos de primera línea.

Fuente: Infobae