CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Roberto Florencio Comparone tiene 75 años y en las últimas horas se volvió viral por el emotivo video que grabó su familia cuando conoció a su primer bisnieto, que nació hace dos meses, justo antes de que comenzara la cuartentena.

Padre de tres hijos (uno 49 y dos gemelas de 47), seis nietos ( de 12, 13, 17, 19, 21 y 27), Roberto, un vecino de Temperley, al sur del Gran Buenos Aires, fue el protagonista del video que superó el millón de reproducciones tras ser publicado en Twitter. 
 

Un abuelo conoció a su bisnieto después de dos meses de cuarentena

En las imágenes se lo ve conociendo por primera vez en vivo y en directo a su bisnieto Giovanni, que nació el 7 de marzo, 13 días antes de decretarse el aislamiento obligatorio. 

Cuando lo publicó en Twitter, Agustina Fabrizzi (21) nieta de Roberto, mamá de Giovanni y estudiante de Medicina, no se imaginó el alcance que podía llegar a tener. “Quería un recuerdo de ese momento, por eso le pedí a mi tía que lo filmara. Primero lo compartí en mi cuenta de Facebook, pero tengo el perfil privado y solo pudieron verlo mis familiares y amigos íntimos. Como todos se emocionaron, entonces me pareció lindo compartirlo en otra red social. Jamás dimensioné que podía viralizarse así", dijo en contacto con Infobae. 

“Mi mamá vive en Daireaux (Provincia de Buenos Aires) y, el día que fueron a visitarme a la clínica no había lugar para todos en el auto. Por eso mi abuelo no pudo venir. Después, llegó la cuarentena y fue imposible”, detalló la joven. 

Durante los 60 días posteriores al nacimiento de Giovanni, Roberto lo vio crecer a través de una pantalla y no sabía cuándo iba a poder abrazarlo. Este miércoles 13 de mayo, el hombre logró concretar su deseo luego de que su nieta, Agustina, llevó a vacunar al niño. De acuerdo con su relato, quiso sorprender a su abuelo y le llevó al bebé a la casa que, antes de la pandemia del COVID-19, era sede de encuentros familiares todos los fines de semana.

“En el momento en mi nieta me dice: ‘Tomá abuelo, agarralo’ y sentí el contacto de mis manos con su cuerpito me pasó algo por dentro que no puedo explicar. Nunca pensé que iba a ser bisabuelo, no estaba dentro de mi proyecto”, contó Roberto al mismo diario. 

“Hola abuelo Robertito”, saluda la joven, mientras ingresa al domicilio de su abuelo con el bebé en brazos. Roberto mira al niño con sorpresa, junta las manos como si fuera a rezar y luego se las posa sobre el pecho. “Hola abuelo. Yo te veo por videollamada”, dice Agustina impostando una voz infantil como si fuera la de su pequeño hijo hasta que, finalmente, se lo entrega a Roberto para que lo sostenga. El hombre alza a su nieto, lo mira fijo y lo besa sin quitarse el barbijo. Después lo apoya sobre su pecho y se deshace en lágrimas.

“Ay Dios, ¡qué cosa más linda! Gracias mi vida, gracias mi amor por darme este bisnieto. Te quiero mi vida, te quiero”, le dice a su nieta. Ella contesta que también lo quiere, lo abraza y le pide que no llore. “Cómo no voy a llorar si esto es una alegría tan grande, tan grande. ¿Sabés cuánto lo deseé? Desde que nació”, asegura Roberto.