COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El Colegio de Arquitectos del Chubut, emitió este jueves un comunicado de prensa al cumplirse un año del temporal que azotó a Comodoro. "Luego del terrible temporal que asolara a nuestra ciudad en marzo-abril de 2017, el Colegio de Arquitectos de Chubut (CACH), Regional Comodoro Rivadavia, comenzó a trabajar con la firme convicción de sostener y avanzar en pos de una visión de ciudad inclusiva, resiliente y sustentable, en el más amplio y cabal sentido de estas tres cualidades", aseguran.

El Colegio de Arquitectos del Chubut (CACH) desarrolla sus actividades según un ideario que entendemos debe ser el de todo arquitecto: mejorar la calidad de vida en los espacios habitados por hombres y mujeres y al mismo tiempo, asegurar el derecho al goce de la ciudad y del territorio por parte de la totalidad de sus habitantes. Estamos convencidos de que falta definición de la ciudad que queremos, lo cual es urgente y prioritario. Para que ello ocurra se debe avanzar en la reelaboración que perfeccionará el Código de Planeamiento Urbano y lograr su inmediata aprobación y puesta en marcha.

En el transcurso del año 2017 hemos participado activamente en las sucesivas convocatorias por parte del Concejo Deliberante de nuestra ciudad presentando documentos que avalan y dejan en claro nuestra posición. Hemos propuesto la constitución de un ente de planificación nuevo, con fuerza de ley, independiente, interdisciplinario e interinstitucional para garantizar la calidad de este Código, su equitativa aplicación y el mejor control y revisión del mismo.

Igualmente y teniendo en cuenta que el perfeccionamiento requerido y la posterior aprobación y promulgación del Código de Planeamiento Urbano, llevarían un tiempo que excede el de las necesidades reales, propusimos al Concejo Deliberante NO INNOVAR en materia de loteos y planes de urbanización ya fueran nuevos o en curso, con el objeto de preservar el correcto manejo del uso y ocupación del suelo urbano y periurbano, detectado como uno de los peligros más notables por la desactualización y falta de herramientas normativas correctas para lograr el direccionamiento más conveniente del territorio.

Históricamente y hasta la actualidad los organismos estatales de control no solicitan, en la presentación de loteos y planes de urbanización, encomiendas de trabajo suscriptas por profesionales idóneos, ni requieren que se completen temas específicos como el estudio del impacto ambiental, el análisis de riesgos hidrogeológicos, ni tampoco la indispensable participación de arquitectos, como la disciplina vertebrante en esta materia, de acuerdo con las incumbencias específicas de la profesión.

Si bien es verdad que para destruir se requiere de un instante, mientras que para reparar, reconstruir y refundar hace falta mucho más tiempo y muchísimo dinero, a un año de aquellos aciagos sucesos el Colegio de Arquitectos observa con preocupación la incertidumbre sobre el futuro de las obras de amortiguamiento ya proyectadas, la trama vial continúa empeorada y sus pocos caminos alternativos anulados.

La falta de respuestas a estos problemas, complejizados más aun por la aparición de situaciones de conflicto barriales e individuales, muestran las enormes dificultades que existen para canalizarlos pronta y adecuadamente. Aparece la transferencia o elusión de responsabilidades y nuevamente las voces de distintos sectores se expresan separadamente y sin que exista una verdadera articulación de capacidades y fuerzas que entendemos existen en nuestra ciudad en calidad y cantidad suficiente y desde mucho antes.

Necesitamos avanzar unidos por los grandes acuerdos, haciendo a un lado aquellas diferencias que no nos dejan ver el bosque. El CACH plantó el primer brote con la realización del “Foro Ciudad”, pero está en todos seguir cultivándolo. Somos primero, responsables del pequeño planeta que representa nuestra Comodoro Rivadavia y por natural añadidura, del planeta global en el que se inserta. Somos responsables del patrimonio cultural y natural que habitamos. Como seres políticos que todos somos, consciente o inconscientemente, nos guste o no, es nuestra la responsabilidad del presente que transitamos y del futuro queestamos generando.