El cohete chino Long March 5B está fuera de control, viajando a unos 29.000 kilómetros por hora, y está próximo a golpear contra la atmósfera y caer a la Tierra a partir de este sábado en una ubicación que es desconocida hasta ahora, lo que genera preocupación mundial. 

Out of control China rocket live tracking Long March 5B Rocket debris | تتبع مسار الصاروخ الصيني


El Virtual Telescope Project Online, dirigido por el astrofísico italiano Gianluca Masi, consiguió una increíble imagen de los escombros del cohete chino mientras giran a gran velocidad hacia la Tierra. 

Tweet de Virtual Telescope

El investigador pudo capturar la fotografía mientras el cohete pasaba por su lente durante menos de medio segundo gracias a un telescopio robótico Paramount de 43 centímetros. Explicó que "en el momento de la toma, la etapa del cohete estaba a unos 700 km de nuestro telescopio, mientras que el Sol estaba a unos pocos grados por debajo del horizonte, por lo que el cielo era increíblemente brillante". Y detalló en declaraciones publicadas por el medio español ABC: "Estas condiciones hicieron que las imágenes fueran bastante extremas, pero nuestro telescopio robótico logró capturar estos enormes escombros".

El 29 de abril, China lanzó el primer módulo para su estación espacial Tiangong que se puso en órbita con éxito. Pero el cohete que lo llevó allí no corrió la misma suerte. Según detalla La Nación, una gran parte de la nave Long March 5B está ahora en órbita fallida y podría hacer un reingreso descontrolado de regreso a la Tierra para aterrizar en un lugar desconocido. 

El cohete chino, en vivo: viaja a 29 mil kilómetros por hora y pudieron fotografiarlo

Si bien, según el gigante asiático y varios expertos internacionales, sería mínimo el riesgo de causar daño en la Tierra, hay preocupación mundial por la caída del cohete chino. 

La entrada en la atmósfera debería ocurrir hacia las 23 GMT (20 h en Argentina) de este sábado, según las últimas estimaciones del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Sin embargo, la previsión tiene un importante margen de error de nueve horas. La brecha debe afinarse a medida que el cohete se acerca a la Tierra.