Tras la espera de algunas semanas, lógicas dentro de la complejidad de las pruebas y los plazos necesarios dentro de la pandemia, Nación dio a conocer el caso confirmado a partir de las pruebas realizadas, según precisó hoy más temprano el ministro de Salud Fabián Puratich. 

Además de la confirmación del caso positivo, es importante destacar que la situación se ha mantenido bajo control en todos los pasos seguidos hasta hoy, cuando ya incluso la persona afectada está totalmente recuperada en su cuadro de salud, según se precisó hoy ante la consulta de ADNSUR. 

A diferencia de lo ocurrido en otras provincias donde ya hay circulación comunitaria de esta variante, en esta situación se mantuvo la trazabilidad del diagnóstico desde la llegada a la ciudad, al igual que con otros viajeros del exterior, según se consignó en aquel momento. 

El primer aspecto favorable es que el paciente involucrado cumplió con todos los protocolos y tuvo seguimiento de las autoridades sanitarias desde su ingreso. Realizó el análisis de PCR al ingresar al país en Ezeiza (con resultado negativo) y mantuvo el aislamiento a su llegada a Comodoro Rivadavia. Dentro de esa vigilancia epidemiológica, en el séptimo día de aislamiento fue sometido a un nuevo test de PCR, previo a obtener el alta, pero fue en ese momento que arrojó el resultado positivo y se decidió enviar la muestra para su análisis en el Malbrán, al contar con el antecedente de viaje al exterior.

El segundo factor para destacar se vincula al primero: al haber cumplido con los protocolos, no hubo contacto con otras personas y por eso hoy se puede hablar de un caso que ha quedado “encapsulado”, tal como indicó el ministro Puratich. Desde ese punto de vista, es necesario valorar que se actuó como era debido, frente a la inevitabilidad de una pandemia que como tal, afecta a todo el mundo. De ese modo, no se trata de ‘demonizar’ la enfermedad, sino de verificar que las responsabilidades, de cada ciudadano en particular y de las autoridades sanitarias en general, sean cumplidas.

El tercer factor a destacar es la responsabilidad con la que se manejó ADNSUR al informar sobre el caso. Aunque hubo desmentidas de autoridades sanitarias y de otros medios colegas, hoy se confirmó que las muestras efectivamente habían sido enviadas bajo la sospecha de presencia de variante Delta hacia el Instituto Malbrán, como se publicó semanas atrás.