Cada vez que en la Argentina hay elecciones, la presión sobre el dólar aumenta. En este caso, en estas últimas jornadas se vio una clara tendencia alcista, este jueves llegó a estar $188 para la venta y cerró con un leve descenso,  $186,50.

El jueves el Banco Central volvió a perder u$s90 millones de las reservas, y en lo que va del mes perdió u$s560 millones, lo que algunos estiman que sobrepasa ampliamente las previsiones del Gobierno.  

Los analistas económicos advierten que a este ritmo, las reservas netas, el verdadero poder de fuego de la entidad, se esfumarían a fin de año.

Sin embargo, en el mercado descuentan que si bien las reservas van a bajar, el Banco Central tomará medidas para frenar la sangría si la alta dolarización se mantiene en las próximas semanas.

Este viernes, en el último día hábil antes de las PASO, el dólar blue da un respiro y retrocede a $ 185, una baja de $ 1,50 sobre el cierre de ayer. Así la brecha cede a 89%.

"El BCRA ya gastó US$ 500 millones de sus reservas en lo que va de septiembre entre su intervención en el mercado oficial y el de bonos. A este ritmo, las reservas netas se volverían negativas hacia fin de año", plantea la consultora Equilibra.

La consultora detalla que las ventas en el mercado oficial "son incluso mayores a las de la semana previa a las primarias de 2019, cuando el Tesoro nacional hacía subastas diarias por US$ 60 millones".

Tras las PASO de hace dos años, la intervención del Central trepó a un promedio diario de US$ 150 millones durante la segunda mitad de agosto y alcanzó su máximo del año en octubre, con US$ 812 millones. Aquella sangría se cortó con el cepo cambiario, que tras las presidenciales del 27 de octubre de 2019 impuso un límite de US$ 200 en la compra mensual de dólar ahorro.

Con información de A24, Perfil, y Clarín