COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El coordinador del Área Externa de Salud Mental y de la Residencia Interdisciplinaria de Salud Mental Comunitaria del Hospital Regional, Sebastián Núñez, planteó la preocupación por la falta de respuestas oficiales al pedido que vienen para ser informados sobre el momento o lugar que ocupan en el listado de vacunación contra el Covid.

“Sabemos que no somos prioritarios, pero somos quienes atienden la ‘otra epidemia’, tal vez más silenciosa pero igualmente masiva, que está provocando el coronavirus a partir de los trastornos anímicos que se van agravando también por las consecuencias socio económicas que está dejando esto”, advirtió.

“Hemos elevado pedidos de informes en relación a la cuestión de la vacunación, porque la mayoría del personal de Salud Mental, que es muy escaso, está dedicado a actividades que tienen que ver con lo presencial, salvo algunos casos excepcionales que estamos con algún factor de riesgo. La gran mayoría no se ha vacunado y muchos de los agentes tienen actividades de guardia y tampoco sabemos cuándo se puede llegar a establecer esta fecha de vacunación", manifestó.

Además advirtió que "es muy difícil programar el trabajo y hemos tratado de llegar a los medios telemáticos, que funcionan para una coyuntura pero no para el largo plazo y en esto, en la convivencia con el COVID-19, hay una mayor demanda por los efectos calculados de la pandemia”.

En concreto, desde el sector se reclama al menos una precisión sobre el cronograma en el que serán incluidos, al tiempo que no está claro tampoco de quién depende la decisión sobre los sectores a priorizar.

“Queremos planificar para atender la otra epidemia que tenemos, que es más silenciosa, pero igual de masiva –advirtió-. Esto tiene que ver con efectos que había sobre trastornos de ansiedad, anímicos y cuestiones que se han agravado, los que eran previos al coronavirus, pero además atendemos cuadros nuevos, con personas que nunca habían tenido demanda al servicio de Salud Mental. Hemos tenido un enero muy atípico, de muchísima demanda, algo que no he visto en 10 años de trabajo que llevo en atención primaria en Comodoro Rivadavia –graficó Núñez- y sabemos que esto va a seguir en los próximos meses. Nos urge saber en qué lugar estamos, sabemos que no somos prioritarios pero no dejamos de advertir que necesitamos poder trabajar por la salud mental de la ciudad y sus alrededores”.

“Algunos se vacunaron de manera fortuita”

En el departamento de Salud Mental hay alrededor de un centenar de personas, entre agentes, administrativos y profesionales, mientras que en el área externa se suman 5 psicólogos, 7 residentes y una jefa de residentes, que realizan trabajos en terreno, a través de los centros de atención primaria en los barrios.

“Estamos muy lejos del número ideal, porque se necesitan al menos 15 agentes para esta tarea –indicó-. Del resto del personal, al menos 70 agentes hacen guardias, algunos se han vacunado de manera fortuita, por pasar por el vacunatorio pero no por una programación que haya incluido a nuestro sector”.

Núñez advirtió finalmente: “También queremos transmitir el malestar de muchos colegas al ver que se han vacunado personas que no son del área salud, o que no trabajan en contacto con la población, mientras el sector de salud ha tenido agentes que perdieron la vida y muchos que estuvieron internados durante largo tiempo, lo que genera secuelas, de mucho agotamiento, al menos en los primeros meses. Queremos saber en qué lugar del listado estamos, para poder calcular en qué momento nos puede llegar la vacuna y planificar el trabajo”.