BRASIL -  Hasta hace algunos días atrás, la concurridísima playa de Janga se veía desierta, hasta que casi un centenar de pequeñas tortugas emergieron de la arena y comenzaron su carrera hacia el mar. Esta turística playa del brasilero estado de Pernambuco permanece cerrada a cualquier persona, y eso posibilitó que nuevamente las tortugas carey -una especie en peligro de extinción, pudieran anidar en su costa.

Debido a las restricciones decretadas para contener la pandemia de coronavirus, los residentes tienen prohibido congregarse en espacios públicos, lo que incluye por supuesto las playas.

Según informó RT Actualidad, sólo los trabajadores del gobierno fueron testigos del nacimiento de las pequeñas criaturas que avanzaron libremente hacia el mar sin la presencia de personas en su camino. Después de nacer, estos animales suelen corren el riesgo de ser atacados por depredadores o molestados por bañistas.

En lo que va del año han nacido un total de 291 tortugas marinas en las costas de Paulista, 87 verdes y 204 carey, según los datos proporcionados por las autoridades locales, que destacaron que el primer contacto de los animales con el agua ha sido posible gracias a un trabajo de monitoreo que vienen realizando especialistas desde el año pasado.

Efectos del aislamiento social: nacieron tortugas en peligro de extinción en una playa brasilera

Las tortugas carey están clasificadas como una especie en peligro crítico por la organización World Wildlife Fund (WWF), que señala que su existencia es de vital importancia para los "ecosistemas marinos y ayuda a mantener la salud de los arrecifes de coral y el lecho de algas marinas".