COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  El Colegio Argentino de Ingenieros en Minas (CADIM) emitió un pronunciamiento cuestionando las afirmaciones de la Mesa de Coordinación Técnica sobre Zonificación Minera del CCT CONICET- CENPAT, contenidas en un informe de esta entidad dado a conocer este jueves. 

El Colegio Argentino de Ingenieros en Minas (CADIM), entidad con 65 años de trayectoria y compuesta por 600 profesionales de distintas zonas del país, cuyo titular es Francisco Almenzar, respondió con un documento titulado: “Antiminería: Miente, miente, que algo queda”.  

Entre otras cuestiones sostiene que “no existe una sola firma que identifique a los autores del informe, el que por otra parte posee inexactitudes, falacias, repleto de contrasentidos, y por si fuera poco, muestra una carencia de espíritu democrático, e insolidaridad con las familias chubutenses más postergadas. No hay una sola explicación técnica referida al proceso minero. Sólo se aprecia una fuerte inclinación ideológica, apoyada con la bibliografía citada que lo demuestra”.

En otro párrafo del documento manifiestan: “Desde el Colegio Argentino de Ingenieros de Minas (CADIM) rechazamos cada una de las falaces aseveraciones que señala el documento. Como tal, no existe tampoco multidisciplinariedad. Cobardemente, escudándose en anonimatos y el uso de un sello institucional, pretenden seguir sembrando el temor entre los habitantes de la provincia y que algunos Diputados encuentren una justificación a su decisión de darle la espalda y desoír el clamor desesperado de los pobladores de la Meseta, que en múltiples manifestaciones, incluso hasta en medios periodísticos de alcance nacional, se han expresado a favor del desarrollo de la actividad minera en los departamentos Gastre y Telsen”.

El documento continúa con un llamado a la reflexión, al diálogo y a un debate serio, “con rigor científico por parte de quienes, como nosotros, los Ingenieros de Minas, hemos sido formados en Universidades Nacionales, sostenidas por el estado a través de las contribuciones de cada uno de los ciudadanos argentinos”, y agrega: “La moderna Industria Minera deja más del 90% del valor de las exportaciones a la provincia y al país. Es la suma de los costos operacionales, la fabulosa red de proveedores locales y sus trabajadores, las regalías y los fondos fiduciarios para desarrollos económicos de todo tipo, los impuestos provinciales y nacionales, todo eso que se puede tener y que un panfleto ideológico pretende malograr”.

El documento concluye diciendo: “Los anti mineros escapan a debatir porque ignoran detalles técnicos de la actividad y no podrían sostener públicamente en un debate serio, las barbaridades que afirman. Saben los señores Diputados provinciales que estuvimos siempre dispuestos a explicar sobre lo que conocemos muy bien. Enfrente sólo está una anti-minería en línea con intereses foráneos, de los que pretenden que los argentinos no nos desarrollemos. Eligieron también seguir las prácticas del líder de la propaganda nazi, Joseph Goebbels: Miente, miente, miente, que algo queda”.