Con la llegada de los talibanes al poder las complicaciones de los ciudadanos de Afganistán se multiplicaron, y una de ellas es la situación de hambre que viven muchas familias locales.

Esto le ocurrió a un grupo familiar que decidió vender a su bebé recién nacido por una cifra equivalente a 104 dólares, para salvar a sus otros hijos de la hambruna.

"No tenemos nada, entonces, ¿cómo podría cuidarlos?", expresó Bibi, la mujer de 40 años protagonista de la historia, al respecto y en diálogo con reporteros de Save the Children.

"Sufrí por tener que separarlos. Fue una decisión muy difícil, más de lo que te imaginas. Fue especialmente difícil regalar al bebé debido a la pobreza", agregó en relación a sus otros seis descendientes, a quienes no podrían alimentar en caso de haber decidido criar al nuevo integrante de la familia.

Según explicó la mujer, su nene fue entregado a una familia sin hijos, pero que la intención inicial era hacerlo sin pago de por medio.

"No podía pagar la leche, la comida ni los medicamentos. Con ese dinero podría comprar comida durante medio año", remarcó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!