El mundo está conmocionado con esta tragedia. Ocurrió en Nueva Jersey, Estados Unidos, donde una criatura de 3 años en un descuido de los mayores que tenía alrededor cayó accidentalmente por una ventana que daba al patio trasero del vecino. En ese momento, dos pitbulls se lanzaron a atacarlo hasta que finalmente lo mataron en muy poco tiempo.

El nene se encontraba jugando en la casa de sus tíos acompañado de su madre. En un momento, su mamá se fue al baño y su hijo se paró por accidente en la ventana con vista al patio trasero y cayó repentinamente.

Por desgracia, apenas tocó el suelo había dos pitbulls en el jardín del vecino que lo atacaron inmediatamente, provocándole la muerte. Cuando la madre escuchó el gruñido de los perros y se percató de la ausencia de su hijo, corrió lo más rápido que pudo hasta el patio y se encontró con el terrible escenario.

No hubo nada que la policía pudiera hacer. Cuando los efectivos llegaron al lugar del accidente, se encontraron con la terrible situación tras el feroz ataque de los pitbulls. El menor fue derivado al Centro Médico Regional donde confirmaron su defunción.

Los testigos entrevistados aseguraron que los perros de su vecino eran agresivos y que en el patio donde se encontraban estaba repleto de materia fecal, chatarra y escombros, según la agencia de noticia WABC.

El Dr. Romero comentó una vez que “los pitbulls no son demonios. No hay perros asesinos. El carácter es lo que le formamos. Un pitbull tiene potencia de mordida a veces 350 kilos fuerza sobre centímetro cuadrado. Y tiene porte. Entonces no es lo mismo que te muerda un pitbull a que te muerda un caniche”.