Juan Ignacio y Romina comenzarán su recorrido por Argentina -calculan tomarse seis meses para esto- antes de cruzar las fronteras con la brújula al norte. Su destino: Alaska. Su transporte: una Iveco Daily 55c16. Sus compañeros: Tony y Homero, los miembros caninos de la familia.

"En estos días estamos al borde de la lágrima, de la emoción, porque estamos viviendo un sueño que creíamos que era nuestro pero que nos damos cuenta que es  el de muchas personas que nos cuentan que le gustaría viajar como lo vamos a hacer nosotros, y nos mandan mensajes hermosos", expresa Romina en diálogo con ADNSUR.

Dos comodorenses rumbo a Alaska: "Comenzamos a cumplir nuestro sueño, que es también el de mucha gente"

Romina Lukianczuk tiene 33 años y Juan Ignacio Uremovich acaba de cumplir los 34. De hecho, la fecha de su cumpleaños fue determinante para elegir el momento de partir: "El 3 es mi cumpleaños, así que arrancamos después de los festejos", había adelantado.

Aunque habían previsto salir el 5 de octubre "la prioridad era ir con los perros castrados y recién conseguimos turno para hoy, así que vamos a esperar que se sientan bien y saldremos este fin de semana", dijo Romina

Cuando se conocieron sabían que compartían la pasión por viajar y conocer lugares nuevos. Pero cuando comenzaron a analizar opciones de viaje comenzaron a descartar varias porque no era posible que los acompañaran Tony y Homero. 

Tony, el pitbull de ella, y Homero, el ovejero de él, no se llevaban muy bien al principio, pero el tiempo, el amor y el entrenamiento fueron dando resultados.

Dos comodorenses rumbo a Alaska: "Comenzamos a cumplir nuestro sueño, que es también el de mucha gente"

"Habíamos pensado ir a Nueva Zelanda o Australia por un año, con los perros se nos complicaba", recuerda Romina. Era 2019, y Juan se compró una Iveco Daily 55c16 y comenzó a trabajar en transporte de cargas. Cuando Romina vio el furgón no pudo más que recordar su sueño de viajar en motorhome, y se lo contó a Juan, y el sueño paso a ser un proyecto compartido que comenzaba a tomar forma.

"Los perros son parte de nuestra vida, así que adecuamos el viaje a los cuatro”, dice Juan. Y de allí surgió el nombre que le pusieron a su aventura: "Van de a 4"

Mirá la entrevista de ADNSUR