CHUBUT (ADNSUR) - Facundo Canosa, un músico trelewense de 34 años que vive en Buenos Aires desde hace algunos años, supo que tenía dengue. Cuatro días más tarde, su novia Belén Manrique, también trelewense, comenzó con síntomas similares y recibió el mismo diagnóstico. Fue después de cinco días de llamar al 107 y de concurrir a guardias de Hospitales recibiendo todo tipo de trato mientras esperaban un diagnóstico, informó Diario Jornada.  

Facundo vive en un PH del barrio porteño de Flores. Estima que el contagio fue por los mosquitos concentrados en la pileta de una vecina, ya que otros residentes de la cuadra también contrajeron la enfermedad. En la noche del 13 de abril comenzó con fiebre, fuertes dolores corporales y dificultad para respirar. El primer pensamiento fue que había contraído COVID 19, por lo que al día siguiente se comunicó al 107 esperando que se le brinde un servicio de ambulancia. Sin embargo, el procedimiento de código rojo nunca se activó, a pesar de tener al menos 3 de los síntomas propios del coronavirus.

Una vez en ese hospital, la atención que recibió fue “desastrosa” calificó. Lo descartaron como caso de dengue porque casualmente también tenía tos, pero tampoco le hicieron el hisopado por COVID. Según cuenta, sólo le sacaron sangre y en ese momento escuchó un diálogo entre el médico y la enfermera que le describió la situación de ese hospital.

Posteriormente los médicos del Piñero lo enviaron a su casa y su malestar continuó los días siguientes, empeorando. En su domicilio estuvo en total 5 días sin tratamiento ni diagnóstico, hasta que decidió ir a la guardia del Hospital Durán a pedir que le hicieran el hisopado. En este caso la atención fue mejor y aplicaron el protocolo sanitario por COVID.

Detalló, “de todos los que estábamos ahí, sólo uno fue COVID positivo, el resto teníamos dengue” puntualizó. Luego fue derivado a otro piso en el que el 100% de los internados tenía dengue. La falta de fumigación durante el año pasado habría sido una de las razones para que en esta época de contagio, existan tantos casos. “Hay una epidemia terrible de dengue acá porque cuando tenían que fumigar no lo hicieron y ahora es la temporada de contagio” explicó Facundo.

Cuando Facundo empezó con los síntomas, su novia Belén Manrique, también de Trelew, fue a asistirlo. El dengue no se contagia entre personas, pero al estar en el mismo domicilio, aparentemente el mismo mosquito la habría picado y contagiado. Sin embargo no fue hospitalizada ni internada porque “hay superpoblación en los hospitales” y esa demanda es fundamentalmente por enfermos de dengue.