La historia de Mia, una nena de 11 años de San Martín (Mendoza) se viralizó tras difundirse la imagen de su nota junto al escrito y la donación ofrecida a su compañero de sala, que padece de miopía degenerativa en ambos ojos y no tenía dinero para pagar la intervención.

Hace algunas semanas, debajo de la almohada de Mía aparecieron 30 pesos, fue un regalo del Ratón Pérez, que pasó por su casa mientras dormía. Ese dinero que obtuvo por la caída de un diente de leche tenía destino de alcancía: llevaba meses ahorrando para comprar pinturas para hacer manualidades. Hasta que se enteró que un compañerito de su escuela necesitaba dinero con urgencia.

Tomó un papel, un marcador y escribió de puño y letra: "Hola, soy la hermana (sic) de Jazz y adentro está la plata de la donación para la cirugía de Mateo. Cantidad de plata: 100 pesos". Puso el dinero en una bolsita con la nota y la depositó en la urna solidaria que colocaron en la Escuela General José de San Martín.

El gesto de Mía conmovió a la maestra de 3ero C, Noelia Muressi, creadora de la colecta.

El caso de Mateo

A los cinco años, Mateo fue diagnosticado con miopía degenerativa en ambos ojos y estrabismo en el izquierdo. "Los ojitos se alinean en la misma dirección, entonces no puede enfocar. Si bien desde hace un tiempo lleva un parche en su ojo derecho para fortalecer los músculos de su vista, ese tratamiento no alcanza. El oftalmólogo le sugirió una cirugía", contó Agustina, la madre del niño.

La familia Cabañez no cuenta con el dinero para costear la intervención quirúrgica, que ronda los 85 mil pesos. "A medida que pasa el tiempo el cuadro empeora, va perdiendo visión. En la escuela, si bien es buen alumno, precisa de asistencia porque no siempre llega a ver", agregó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!