Este domingo se conoció la muerte de Paulo Cabello, el remisero que perdió la vida en un trágico choque mientras manejaba cumplía sus horas de trabajo en El Calafate.

En la noche del sábado y madrugada del día de su muerte, su mujer Karina y Paulo mantenían una conversación vía Whatsapp, algo que acostumbraban a hacer, al igual que compartirse videos de canciones.

Él le envió una de Pablo Alborán y ella una de Abel Pintos que Paulo nunca alcanzó a escuchar. 

Dolor por la muerte del remisero en Santa Cruz: se conocieron los últimos chats con su mujer

“Hago este viaje, vuelvo otra vez y lo miró acá (en la agencia) con internet”, le dijo a su mujer a las 4:24 de la madrugada del domingo.

Ese fue su último mensaje de audio. “Hablé con él seis minutos antes de que muriera, estuve con él, hasta lo último”, comentó su mujer al portal Ahora Calafate.

Pero la mujer aun no logra descifrar el mensaje anterior a ese. “Se viene lo malo”, escribió un minuto antes del mensaje de audio. “El mensaje no venía al caso con la conversación”, indicó.

También fuera  del tema que estaban hablando, le escribe “me duele mucho el pecho”. Ante la pregunta de porque responde “no sé” “el resfrío”.

Dolor por la muerte del remisero en Santa Cruz: se conocieron los últimos chats con su mujer

“Son como presentimientos. No sé, son señales que a veces uno no se da cuenta”, piensa Karina, y recuerda que la autopsia detalló que la causa de muerte fue aplastamiento de tórax.

La viuda está en contacto con un estudio de abogados de Río Gallegos. Y adelantó que se presentará como querellante en la causa. “quiero que se haga justicia. Es lo único que quiero para que Paulo descanse en paz”, sentenció en su relato.