BUENOS AIRES - La Cámara de Diputados comenzó a debatir esta mañana, tras aprobar el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, el denominado "Plan de los 1000 días", que establece una protección integral a la mujer embarazada y al niño hasta los primeros tres años de vida.

Al abrir el debate, el presidente de la Comisión de Salud, Pablo Yedlin, miembro informante del proyecto del Poder Ejecutivo, puso de relieve la importancia de la iniciativa, al señalar que "es un proyecto de ampliación de derechos para el binomio madre-niño".

Yedlin dijo que "en esta situación de crisis requieren una protección particular" y afirmó que el Estado "ha decidido priorizar recursos para generar la máxima protección del binomio madre-hijo", al asegurar que "la mayoría de las argentinas van a tener apoyo del Estado si son vulnerables para llevar adelante la maternidad".

A su turno, desde el PRO, Carmen Polledo, anticipó su respaldo en general a la iniciativa aunque planteó disidencias con el proyecto con el argumento de que "se presenta como unificador de políticas publicas ya existentes" y dijo que "está enfocado en el establecimiento de un nuevo subsidio adicional pero que no alcanza".

"El subsidio es una herramienta necesaria pero no alcanza", aseguró Polledo en su discurso y se pronunció a favor de instrumentar "políticas más activas para llegar al objetivo deseado".

El Plan, conocido como de los 1000 días, que se debate tras la aprobación del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, apunta a proteger a las mujeres más vulnerables que están embarazadas, y a sus hijos e hijas.

La iniciativa establece una nueva asignación por Cuidado de Salud Integral, que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo (AUH) a concretarse una vez por año para ayudar al cuidado de cada niño o niña menor de tres años.

Además, amplía la Asignación Universal por Embarazo (AUE), que pasará de tener seis mensualidades a nueve, para abarcar la totalidad de la gestación.

También se amplía el pago por Nacimiento y por Adopción a las personas beneficiarias de la AUH, que hasta ahora están excluidas de este beneficio.

El Programa de los 1000 días contempla además la provisión pública y gratuita de insumos esenciales durante el embarazo y para la primera infancia, coordinando y ampliando los programas existentes.