DINAMARCA (ADNSUR) - Con la vacunación contra el coronavirus ya en marcha en muchos países, varias son las naciones que empiezan a pensar en la idea de implementar certificados que permitan a las personas ingresar a ciertos sitios o transitar libremente por las diferentes ciudades.

En Dinamarca, por ejemplo, entró en vigencia esta semana el "coronapase", un certificado que  prueba que su portador está vacunado, que ya contrajo el virus o que dio negativo a los exámenes en las últimas 72 horas.

Disponible a través de una aplicación de telefonía celular, así como en formato papel, el certificado permite el ingreso a peluquerías, salones de belleza, o incluso escuelas para aprender a conducir, y garantiza que el usuario que lo lleva tuvo un resultado positivo de COVID en las últimas 2-12 semanas, que se realizó un hisopado negativo o que ya fue inoculado con algunos de los compuestos existentes.

"Hace tres meses que espero que me corten el pelo. Hice una prueba el sábado, es válida hasta esta tarde. Estoy acostumbrado a realizar pruebas de detección de coronavirus una o varias veces a la semana, así que no es realmente un problema para mí", explicó al respecto Rune Højsgaard, una de las primeras personas en utilizar el certificado.

"¡Hemos esperado tanto tiempo esta reapertura! Ahora, hacemos todo lo que podemos para poder reabrir y si eso es lo que hay que hacer (el coronapase), entonces lo hacemos", manifestó por su parte Pernille Nielsen, peluquera "encantada" por poder reabrir su local normalmente.

Si bien Dinamarca es el primer país de Europa en implementar un sistema como este, la Comisión Europea está trabajando en el lanzamiento de un "certificado verde" digital para la libre circulación dentro de la UE.

Cabe destacar que para los empresarios que no exijan la presentación del "coronapase" la multa tendrá un mínimo de 470 dólares, y de hasta más de 7.000 en caso de reincidencia. 

Para los usuarios, por su parte, la multa será de 390 dólares.