COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Desde la madrugada de este lunes se llevaba adelante un reclamo por parte de estibadores portuarios, vinculado con la falta de descarga de buques que tienen plantas en Comodoro Rivadavia, pero por razones operativas y logísticas están descargando en Camarones o Puerto Madryn. Desde ámbitos portuarios se trabajó en una mesa de diálogo con todos los sectores involucrados en la actividad.

Ante esta situación,  la Subsecretaría de Trabajo convocó a una audiencia de conciliación a trabajadores de la estiba nucleados en el sindicato SUPA con cámaras empresarias, por lo que se dejó en suspenso la protesta iniciada esta madrugada en el acceso al recinto portuario.

El administrador portuario, Favio Cambareri, hizo un llamado a las autoridades pesqueras provinciales, “para establecer un cierto nivel de actividad”, según detalló.

En diálogo con Radio Del Mar, Cambareri indicó que “nos preocupa el mantenimiento de las fuentes de trabajo, tanto de estibadores como de toda la industria pesquera en la ciudad. Hay 1.200 puestos laborales directos y hoy estamos en una crisis, por lo que necesitamos que todas las personas que tienen influencia en esta ciudad, como autoridades políticas, representantes empresarios y sindicales, podamos llegar a un entendimiento, similar a lo que se hizo en otras actividades frente a la crisis sanitaria”.

Al explicar los motivos por los que los barcos pesqueros no están descargando el langostino en el puerto de Comodoro Rivadavia, el adminsitrador explicó que se debe a varios factores. Uno de ellos fue que por la pandemia, esta temporada de pesca comenzó tardíamente a mitad de junio, cuando habitualmente inicia en mayo. Esto coincidió con el problema planteado por los contagios en el buque Santorini, lo que motivó el cierre temporal de 14 días del puerto comodorense.

“Este problema provocó que las logísticas se organizaran en otros puertos –detalló el funcionario-, lo que sumado a los protocolos que exigen 14 días de cuarentena para la gente que llega a un lugar para realizar la logística, provocó que si tenían que venir a Comodoro se sumaban otros 14. La semana pasada estuvimos reunidos con gente del municipio y del comité de crisis, que hizo una propuesta para resolver esta situación y ahora se está evaluando”.


Al enumerar otros problemas de la temporada, mencionó el conflicto del SOMU y la menor cantidad de buques que el año pasado, por lo que todo confluyó para una menor actividad laboral en el recinto portuario comodorense. “Por eso estamos proponiendo un ámbito de diálogo para encontrar soluciones”, confió, previo al inicio de la audiencia de conciliación.