La no violencia es explicada como “la mayor fuerza a disposición de la humanidad. Es más poderosa que el arma de destrucción más poderosa concebida por el ingenio del hombre”.

Fue el 15 de junio de 2007 que la ONU ordenó la realización de actividades culturales que promuevan la paz, tolerancia y comprensión entre ciudadanos del mundo.

Se estima que cada año, alrededor de 1.6 millones de personas mueren debido a un acto de violencia, en el que destacan algunas razones sobre las demás: violencia contra la mujer o violencia de género, violencia racial, violencia religiosa, violencia homofóbica y, aunque en menor grado, violencia criminal.

Según estadísticas de las Naciones Unidas, cerca del 35% de las mujeres que mueren en el mundo, lo hacen por un acto violento ligado a su pareja o algún miembro de su familia. El peor registro tuvo lugar en 2017, cuando la cifra representó al 50% del total de pérdidas humanas bajo estas condiciones.

A quien se toma como ejemplo de las acciones pacíficas que propiciaron cambios significativos en una región es Mahatma Gandhi -Mohandas Karamchand Gandhi, su nombre real-, uno de los principales líderes de movimientos no violentos, que tuvo incidencia en la India.

Su accionar encabezando el Movimiento de independencia del país africano contra el Raj británico practicando la desobediencia civil no violenta le significó la entrega de Rabindranath Tagore el nombre honorífico de Mahatma; además del homenaje de la instauración de esta fecha.

Con información de El Comercio