Una mujer de 29 años fue detenida en Rusia luego de arrojar por la ventana del hospital al bebé recién nacido de su compañera de habitación.

El episodio ocurrió en la ciudad de Sterlitamak, luego de que Alina Araslanova, quien había sido ingresada al centro de salud para dar a luz a su segunda hija, aprovechara el momento en el que Viktoria Ivanova fue al baño para tomar a su bebé y arrojarlo por la ventana.

Ivanova, cabe destacar, acababa de ser madre de su tercer hijo, y compartía junto a la ahora detenida una habitación en el tercer piso del hospital local, donde ambas aguardaban para regresar a sus hogares tras el parto.

Tras conocerse la situación la autora del hecho fue apresada, y durante la investigación se comprobó que hacía poco que había salido de un hospital psiquiátrico en el cual le habían dado el alta al considerar que  “no representaba una amenaza para los demás”.