Un grupo de vecinos del paraje Catarata Norte, en El Hoyo, presentó días atrás un recurso de amparo que advierte a las autoridades municipales sobre el peligro potencial de un alud en la zona devastada por el incendio forestal que se desató el 9 de marzo pasado y destruyó los bosques de protección de la cuenca hídrica, ubicada en las laderas del cerro Piltriquitrón.

Explicaron que “manifestamos nuestra preocupación a los funcionarios, a quienes les cabe la responsabilidad de accionar las medidas de prevención a corto, mediano y largo plazo porque está latente una catástrofe después de la catástrofe”.

Los vecinos de ese sector cordillerano puntualizaron los daños que dejó el incendio: “Un bosque nativo totalmente incendiado en su vuelo, con árboles caídos que provocan diques en los cursos de agua naturales, haciendo que desborden e inunden sectores habitados. Solo en dos días de lluvias tenemos sobrados ejemplos: hoy la parte alta del cementerio se encuentra con las tumbas completamente tapadas de lodo y viviendas del barrio anegadas”.

Sobre la posibilidad de un alud en la zona, señalaron que el incendio “afectó diferentes profundidades del suelo. Esto genera un incremento significativo en su permeabilidad, que también ha perdido el soporte natural de las raíces de los árboles. Dichas circunstancias, en una montaña que supera el 30% de pendiente en varios sectores, otorga un alto índice de riesgo de un alud, poniendo en peligro cientos de vidas humanas”, estimando que hay “unas 300 familias en esta situación”.

Señalan que en la parte alta del cerro “existe un glaciar y una laguna, más todos los cauces de agua del deshielo, emplazados sobre zonas pobladas; más un área forestal amplia consumida por las llamas, con árboles caídos y piedras colgadas que, sumadas a la posibilidad de un invierno lluvioso y las cargas de nieve inminentes, ponen en alerta roja al sector”.

“Cabe destacar –recalcan-, que no podemos sacar de contexto que estamos atravesando una pandemia donde actualmente –y por mucho tiempo más-, no contamos con intervención para atender el daño psíquico y/o físico. Con un sistema de salud público y privado totalmente colapsado, cualquier tipo de lesión que suframos, no tendremos garantía de ser asistidos en tiempo y forma”.

Con este agravante, “sabiendo que es fundamental el agua potable para el lavado de manos y todo lo que esté a nuestro alcance para evitar potenciales enfermedades, nos están exponiendo como comunidad a que ocurran más hechos trágicos”.

Los vecinos afectados por los incendios en El Hoyo agregaron que “falta un plan de contingencia, que se agrava con la contaminación ambiental generada por el basurero a cielo abierto y sin acción alguna del gobierno comunal. Nos encontramos frente a un peligro potencial no solo de nuestros bienes materiales, sino también para nuestra salud y nuestras vidas”, opinan.

“A dos meses del desastre ígneo forestal más devastador de la Argentina, nos encontramos sin ninguna acción concreta al respecto, dejando en evidencia la absoluta desidia y abandono de nuestro cuidado”, insisten en una nota firmada, entre otros, por el presidente de la Junta Vecinal, Juan Ramiro Delgado.

Fuente: InfoChucao / EQSnotas