SAN JUAN (ADNSUR) - Yair Núñez, un nene de 9 años que se había caído de un caballo en Jáchal (San Juan), cuando paseaba con su hermano, y estaba muy grave despertó en las últimas horas. El padre, emocionado, aseguró: “Lo que pasó es un milagro”.

Luego de estar varias horas en grave estado y con pocas posibilidades de sobrevivir, el pequeño “milagrosamente” tuvo una gran mejoría y ahora evolucionaría lentamente.

"Ha ocurrido un milagro; los doctores me dijeron desde un primer momento ‘no te voy a mentir, tiene pocas posibilidades de que sobreviva’. Pero lo que pasó ahora es inexplicable, ha mejorado”, relató el papá, Raúl, al diario Tiempo de San Juan.  

El chiquito andaba a caballo junto a su hermano mayor el domingo a la tarde y en un momento Yair perdió el equilibrio, cayó y golpeó muy fuerte su cabeza contra el piso.

El chico quedó inconsciente, y ante los pedidos desesperados de ayuda del hermano, un enfermero que estaba por la zona le hizo los ejercicios de primeros auxilios y lo reanimó.

Tras varias horas de intenso trabajo, explicaron que el niño tenía que ser atendido en el hospital Rawson. Así, Yair fue trasladado en el helicóptero sanitario y enviado a la ciudad.

Tras varios estudios realizados, le dijeron que el nene tenía un coágulo de sangre en la cabeza, que estaba grave y que seguramente deberían operarlo.

Las horas pasaron y no había un parte médico oficial, pero el pequeño despertó. Los doctores sorprendidos les dieron la noticia a sus familiares y le explicaron que lo que ocurrió fue un “milagro”, porque estaba muy grave.

“Anoche mi mujer pudo verlo y él le dijo que había visto a Dios. Nosotros somos creyentes, pero nunca le habíamos hablado de eso a mi hijo; no sé dónde lo habrá aprendido” contó emocionado su papá.