Descubren una nueva especie de dinosaurio en la Patagonia

NEUQUÉN (ADNSUR) - "No solo se trata de una especie nueva en un sitio donde no se esperaba encontrar fósiles, sino que, además, el cráneo está prácticamente completo", explicó José Luis Carballido, investigador del Museo Egidio Feruglio (MEF) de Trelew y del CONICET, respecto del hallazgo que paleontólogos argentinos y españoles realizaron en Neuquén sobre un ejemplar adulto y dos juveniles de una nueva especie de dinosaurio.

La misma se denominó “lavocatisaurus agrioensis” y pertenece al grupo de los saurópodos, cuadrúpedos herbívoros de cuello y cola larga entre los cuales existieron especies gigantescas que pesaban más de 70 toneladas y otras  que no superaban los 10 metros de longitud.

"Encontramos la mayor parte de los huesos del cráneo del Lavocatisaurus: el hocico, las mandíbulas, gran cantidad de dientes, también los huesos que definen la órbita de los ojos por ejemplo y, de esa manera, pudimos hacer una reconstrucción muy completa", detalló Carballido, quien, en 2017, presentó al mundo al dinosaurio más grande conocido hasta el momento, hallado en un campo cercano a Las Plumas y cuya réplica se emplazó en el acceso norte a Trelew: el Patagotitan mayorum.

Por su parte, José Ignacio Canudo, investigador de la Universidad de Zaragoza y autor principal del estudio, indicó que "en el caso del Lavocatisaurus, estimamos que el ejemplar adulto medía 12 metros, en tanto que los juveniles rondaban entre los 6 y 7 metros".

El hallazgo se produjo en el centro de Neuquén, en un lugar donde "hace 110 millones de años, el ambiente era muy desértico, con lagunas esporádicas, por lo que descartábamos encontrar fósiles allí”, detalló Carballido.

“Si bien se estima que este grupo de saurópodos podría haber estado adaptado para moverse en ambientes más bien áridos, de vegetación baja, con poca humedad y poco agua, es un ambiente en el que uno no estaría buscando fósiles", añadió.

La misma aridez del ambiente indica que los restos fósiles de estos tres ejemplares no fueron desplazados y reunidos por un cauce de agua, sino que se desplazaban en grupo y fallecieron juntos.

El primer hallazgo de un rebaquisáurido se hizo en el desierto del Sahara, en 1950, por el paleontólogo René Lavocat y, en honor a él, es que esta nueva especie de Neuquén fue nombrada como Lavocatisaurus.

Fuente: Fuente: Agencia CTyS-UNLaM